Reunión entre Rajoy y Rivera marcada por las discrepancias sobre el 155

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, han terminado hoy a las diez y media la reunión, que ha durado un hora, marcada por las discrepancias entre ambos sobre la situación en Cataluña y la exigencia de Rivera de mantener la aplicación del artículo 155

por EFE /


El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, han terminado hoy a las diez y media la reunión, que ha durado un hora, marcada por las discrepancias entre ambos sobre la situación en Cataluña y la exigencia de Rivera de mantener la aplicación del artículo 155. Esta reunión se ha producido el mismo día en el que el presidente electo de la Generalitat, Quim Torra, toma posesión de su cargo, un acto al que no acudirá el Gobierno, y dos días después de que Rajoy mantuviera un encuentro con el líder del PSOE, Pedro Sánchez, en un clima de cordialidad y unidad, que duró tres cuartos de hora.

ASlbert Rivera y Mariano Rajoy EFE

Albert Ribvera y Mariano Rajoy durante la reunión mantenida este jueves en el Palacio de la Moncloa (EFE). 

En esa reunión ambos líderes llegaron a cinco acuerdos, entre ellos el de volver a aplicar el 155 si se crean estructuras políticas paralelas o se produce un quiebra institucional en Cataluña. También, pactaron seguir manteniendo la supervisión sobre las cuentas de la Generalitat para evitar que el dinero público sea destinado al proceso independentista.

RELACIONADO: Más noticias sobre Cataluña

El Gobierno no asistirá a la toma de posesión de Quim Torra como presidente de la Generalitat prevista para las 9.30 horas de este jueves, por entender que desde la Generalitat se le ha intentado "imponer el nivel de la delegación gubernamental", algo que no se ha aceptado. Además, el Ejecutivo considera que el modelo de acto organizado por la Generalitat degrada la propia dignidad de la institución, según han informado fuentes de Moncloa.

Torra tomará posesión como 131 presidente de la Generalitat en un acto "sobrio", con pocos invitados y de esencia administrativa en el Palau de la Generalitat como pretende el propio Torra. Por primera vez no se llevará a cabo en el Saló Sant Jordi ni habrá los tradicionales invitados (en la de Carles Puigdemont hubo unos 400).