El 'estafador de mujeres' se enfrenta a dos juicios este jueves tras volver a quedar en libertad

Albert Cavallé contactaba con las victimas potenciales, iniciaba una relación con ellas y, cuando conseguía ganarse su confianza, les pedía dinero o les quitaba objetos como teléfonos móviles, y desaparecía

por Europa Press /


Albert Cavallé, conocido como el 'estafador del amor', ha vuelto a ser detenido este martes y puesto en libertad a raíz de las diversas causas que tiene abiertas por estafar a mujeres. Este jueves, Cavallé se enfrentará a dos juicios en el Juzgado Penal 1 de Barcelona por un presunto delito continuado de estafa y otro de estafa por haberse aprovechado de la amistad con dos de sus víctimas para apropiarse de varias cantidades de dinero.

Albert Cavallé

Esta es una imagen de él difundida en redes sociales (@chatarras_palace/Instagram)

En el caso del delito continuado, el fiscal considera que Cavallé recibió 2.280 euros en varias entregas de una mujer que había conocido en un chat entre el 9 de octubre de 2015 y el 17 de noviembre de 2015, después de haberle hecho creer que necesitaba el dinero porque había sufrido un accidente y necesitaba comprar medicación, prometiéndole devolverlo. Por estos hechos el fiscal solicita una pena de dos años y medio de prisión ya que, pese a su promesa, nunca devolvió el dinero.

RELACIONADO: Otras noticias sobre sucesos en 'Tu Otro Diario'

El mismo juzgado tiene señalado otro juicio contra él por engañar a una mujer en marzo de 2016 haciéndole creer que podía conseguir grandes beneficios económicos porque se dedicaba a las inversiones bursátiles. Con esta farsa consiguió que la denunciante le entregara 2.500 euros que nunca le devolvió ni le proporcionó beneficios, por lo que en este caso el fiscal pide dos años de prisión.

Albert Cavallé también fue detenido por la Guardia Urbana de Barcelona el domingo 6 de mayo al tener una orden de búsqueda por estafa y al día siguiente quedó en libertad con cargos tras pasar a disposición del Juzgado de Instrucción 13 de Barcelona, tras acogerse a su derecho a no declarar. Los Mossos d'Esquadra ya le habían detenido en marzo por presuntamente estafar al menos a 17 mujeres tras establecer contacto con ellas a través de la redes sociales, aplicaciones y portales de citas. Según los Mossos, el detenido contactaba con las victimas potenciales, iniciaba una relación con ellas y, cuando conseguía ganarse su confianza, les pedía dinero o les quitaba objetos como teléfonos móviles, y desaparecía.