Open Arms irá a los países de origen para alertar del peligro de cruzar el Mediterráneo

Comenzarán por Ghana (África) llevarán testimonios de personas que han emprendido el viaje a través del Mediterráneo y relatarán la cruda realidad que se vive

por EFE /


La ONG española Proactiva Open Arms ha decidido, tras la liberación este lunes de su barco incautado en Italia, ampliar su campo de acción y seguir en la búsqueda de un nuevo buque para "ir hasta los países de origen de los inmigrantes a advertir a los jóvenes del peligro de cruzar el Mediterráneo". Así lo ha explicado este martes su director, Òscar Camps, que ha concretado que a partir de este mes iniciarán un nuevo proyecto, que les llevará hasta distintos países de África, empezando por Ghana, donde llevarán testimonios de personas que han emprendido el viaje a través del Mediterráneo y relatarán la cruda realidad que se vive.

openarms17

El director y fundador de la ONG Proactiva Open Arms, Oscar Camps, durante la rueda de prensa (EFE)

"Tenemos que abordar el origen del problema y buscar soluciones para evitar este trágico flujo migratorio", ha señalado Camps, que ha resaltado también que trabajarán especialmente con las escuelas, pues "hemos visto muchos menores que hacen el viaje por el Mediterráneo", para advertirles de que "Europa les dejará morir". Asimismo, ha asegurado que esta actividad será paralela a los rescates en aguas internacionales, que ya han vuelto a poner en marcha este lunes con la salida, desde el puerto de Badalona (Barcelona), de la misión número 44 a bordo de la embarcación Astral.

RELACIONADO: Liberan el barco de la ONG Open Arms inmovilizado en Sicilia

Por otro lado, la ONG seguirá en la búsqueda de un nuevo barco, pues desconocen las condiciones en las que se encuentra el buque Open Arms, que estaba retenido en el puerto de Pozzallo (Italia) desde el 18 de marzo por las investigaciones de la fiscalía de Catania por supuestos delitos de favorecimiento de la inmigración ilegal. En este sentido, Camps ha señalado que aunque la liberación del barco "es una buena noticia", no dejan de estar preocupados ya que "la investigación del fiscal de Catania continúa para encausarnos como organización criminal y seguirán investigando al capitán y a la organización para ver si cometimos algún delito".

Por su parte, uno de los abogados de la ONG, Eduard Aguayo, ha destacado que simplemente se ha levantado la medida cautelar que mantenía incautada la embarcación, pero la investigación sobre el capitán, Marc Reig, y la jefa de misión, Anabel Montes, continuará por lo menos durante los próximos seis meses, con posibilidad de prórroga. Aun así, ha resaltado, como aspecto positivo, que el juez italiano que desestimó la incautación cautelar del barco también ha dado acogida en su decreto a muchos de los argumentos de Open Arms, como que Libia no es un país seguro para devolver a los inmigrantes y que la ONG actuó en todo momento según la normativa marítima.

RELACIONADO: Los tripulantes del barco español 'Open Arms' se enfrentan a penas de entre 4 y 7 años de cárcel en Italia

Además, el juez en su decreto también "confirma que existieron amenazas por parte de la guardia costera libia hacia Open Arms" y menciona también que Libia tampoco dispone de los medios para coordinar la zona de rescate, así como también reconoce que Malta tampoco es un lugar seguro donde desembarcar, ha explicado Aguayo. El letrado ha afirmado también que en el curso de la causa han tenido acceso al informe de la investigación que conduce la fiscalía de Catania, un documento de 500 folios en los que se ha evidenciado que "llevan 2 años siguiendo a todas las ONG y con todos los medios a su disposición para incriminarnos a todas".

Por último, Camps ha anunciado que han mantenido reuniones con el Parlamento Europeo y distintas instituciones europeas, a las que han pedido "que se aclare el marco legal que tenemos en el Mediterráneo para que sepamos las reglas que tenemos que cumplir en aguas internacionales y evitar que se repitan tesituras como la ocurrida el pasado mes". "Nuestra intención no ha sido en ningún momento la de delinquir y siempre hemos cumplido la legalidad en nuestras 43 misiones en el Mediterráneo", ha asegurado el director de la organización.