La respuesta del Papa Francisco a un niño preocupado por saber si su padre ateo está en el cielo

El pequeño le hizo la pregunta al oído y el Pontífice le pidió permiso para compartirla

por Tu otro diario /


Emocionante momento el que se vivió este domingo por la tarde durante una visita del Papa Francisco al barrio de Corviales, en la periferia de Roma. Varios niños compartían el encuentro con el Papa y le dirigían preguntas que se respondían en público y comentaban entre todos los presentes. Pero uno de ellos Emanuele, un niño de unos diez años, no fue capaz de articular palabra al acercarse al micrófono que se había dispuesto para la ocasión. "Ven conmigo. Dimélo al oído", le invitó el Pontífice. Y así lo hizo, revelándole al oído el motivo de su inquietud: si su padre, que había fallecido y era ateo, estaría en el cielo. 

Papa Francisco

El Papa Francisco y Emanuele, en un momento de su íntima conversación (Vaticano Tv España / Youtube). 

En un vídeo colgado en las redes sociales por los canales del Vaticano se puede ver el momento en el que el pequeño se acerca al Papa y ambos conversan muy de cerca ante el respetuoso silencio de la audiencia hasta acabar fundidos en un emotivo abrazo. El Pontífice pidió autorización al pequeño para revelar el motivo de su inquietud y comentar su respuesta y Emanuele, que regresó a a su asiento visiblemente emocionado se lo dio. "Hace poco tiempo su padre murió. Era un ateo, pero hizo bautizar a sus cuatro hijos. Era un hombre bueno. ¿Está en el cielo, papá".

RELACIONADO: Los secretos de la mesa del Papa Francisco, del mate a las galletas de su abuela

El Papa entonces continúa comentando. "Qué bonito que un hijo diga que su papá era bueno. Un bonito testimonio de aquel hombre que sus hijos puedan decir de él que era un hombre bueno.Es también un hermoso testimonio el hijo que heredó la fortaleza de su padre y tuvo el coraje de llorar delante de todos nosotros. Si ese hombre ha sido capaz de tener hijos así, es verdad que era un gran hombre". Francisco subraya el hecho que, aunque el padre del pequeño no tuviera "el don de la fe", había sin embargo hecho bautizar a sus hijos y resalta que tmabién Dios es como un padre. Dirige entonces una pregunta a los presentes: "¿Dios abandona a sus hijos cuando son buenos?" "No", responden todos a coro.

 

"Bueno, Emanuele, esta es la respuesta. Dios seguramente estaba orgulloso de tu papá, porque es más fácil que, siendo creyente, se bautice a los hijos que, siendo no creyente, bautizarlos. Y seguramente esto a Dios le ha gustado mucho". Ante la emoción de todos terminó recomendando al pequeño Emmanele que siguiera recordadando a su padre y rezando por él. Posteriormente, en el mismo acto, el Papa confirma que todos "incluso los no bautizados" son hijos de Dios. Y va incluso más allá: "Incluso los mafiosos, aunque éstos prefieran comportarse como hijos del diablo". 

RELACIONADO: La boda más insólita que ha oficiado el Papa... ¡en pleno vuelo!