Estados Unidos bombardea Siria en una operación conjunta con Francia y Reino Unido

El ataque dirigido a instalaciones asociadas al programa de armamento químico de Damasco ha sido respaldado por la OTAN y condenado por Rusia, que ya ha advertido que 'tendrá consecuencias'

por EFE /


Estados Unidos, Reino Unido y Francia han lanzado este viernes una ofensiva conjunta contra posiciones de Bachar al Asad como represalia por un presunto ataque químico del que culpan al Gobierno sirio. "Hace un momento, he ordenado a las Fuerzas Armadas de Estados Unidos lanzar ataques de precisión contra objetivos asociados a las capacidades de armamento químico del dictador sirio, Bachar al Asad", informaba el presidente estadounidense, Donald Trump, en una comparecencia desde la Casa Blanca poco antes de confirmar que "una operación conjunta con las fuerzas armadas de Francia y el Reino Unido está en marcha en estos momentos".

RELACIONADO: La reacción internacional al ataque contra el programa químico sirio

Estados Unidos

EE.UU. y sus aliados europeos atacan a Al Asad y desafían a Rusia (EFE)

Washington y sus aliados europeos lanzaron tres ataques en los que destruyeron instalaciones asociadas al programa de armamento químico de Damasco a través de bombardeos aéreos y de misiles proyectados desde buques en el Mediterráneo. El primer ataque tuvo como objetivo un centro de investigación científica cerca de Damasco y utilizado, según Washington, para "la investigación, desarrollo, producción y pruebas de armas químicas y biológicas". En un segundo ataque quedó destruido un deposito de armas químicas situado al oeste de Homs donde se almacenan reservas de gas sarín, una de las sustancias utilizadas en los presuntos ataques químicos. Finalmente, el tercer objetivo fue otro almacén con armas químicas y un importante centro de comandancia ubicados cerca del segundo objetivo.

RELACIONADO: Un presunto ataque químico en Duma dejaba decenas de muertos hace una semana

Los detalles de la ofensiva los ofreció el jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, general Joseph Dunford, quien dijo que los objetivos fueron seleccionados, además de por su relación con el programa de armas químicas, para "minimizar el riego para civiles inocentes". Por su parte, el jefe del Pentágono, James Mattis, aseguró que no hay "más ataques previstos" contra Al Asad. Sin embargo, tanto Mattis como Trump alertaron a Al Asad que Estados Unidos está preparado para seguir atacando si persiste en su presunto uso de armas químicas.

OTAN

El secretario general de la OTAN, Jens Stolenberg, ha respaldado el ataque (EFE)

El embajador de Rusia en Washingtong, Anatoli Antónov, ya ha advertido que el ataque lanzado por las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, Reino Unido y Francia "no se quedará sin consecuencias". "Los peores presagios se han cumplido. No han escuchado nuestras advertencias. Nos vuelven a amenazar. Habíamos advertido de que estas acciones no se quedarán sin consecuencias. Toda la responsabilidad recae en Washington, Londres y París", dijo Antónov en una declaración oficial difundida por la Embajada. Una condena a la que se han unido las autoridades sirias. 

Estados Unidos ya había atacado una vez a Al Asad por el presunto uso de armas químicas, fue el 7 de abril de 2017, actuó en solitario y aseguró haber destruido el 20 % de la flota militar aérea de Siria. Según el Pentágono, ha sido un ataque "único" para disuadir a Al Asad de utilizar armas químicas en el futuro. El secretario general de la OTAN, Jens Stolenberg, también ha respaldado el ataque que ‘reducirá la capacidad del régimen’ de Al Asad de atacar más a la población con este tipo de armas.