Ana Julia Quezada declara ante el juez mientras la Guardia Civil da por cerrada la investigación del crimen de Gabriel

La autora confesa de la muerte del pequeño se muestra dispuesta a responder a las preguntas del juez y del fiscal

por Tu otro diario /


Ana Julia Quezada, la autora confesa de la muerte de Gabriel, ha pasado a disposición judicial tras el interrogatorio en el que admitió ser responsable de la muerte del pequeño y la reconstrucción de los hechos en la finca de Rodalquilar. Los agentes la han trasladado a primera hora de la mañana al Juzgado e Instrucción número 5 de Almería para evitar altercados y allí tendrá que responder a las pregutnas del juez y de la Fiscalía en torno a las doce  la mañana. Según ha declarado su abogada, Beatriz Gámez, su intención es mostrarse colaboradora y responder a todas las preguntas. Ayer admitió haber aconsejado esta actitud a Ana Julia en uan entrevista que mantuvo con ella por la mañana. 

Ana Julia

Ana Julia Quezada se ha derrumbado y ha confesado ante la Guardia Civil. (Gtresonline)

En su confesión de los hechos, parcial y por momentos confusa, Ana Julia no ha reconocido que provocara la muerte del pequeño por golpearle directamente con un objeto en la cabeza. Su explicación ha sido que discutieron y que de ahí pasaron a un forcejeo en el que el niño cogió un hacha con el que se terminó golpeando en la cabeza. Luego se asustó y lo asfixió hasta provocarle la muerte.Será el atestado policial y la autopsia definitiva, a los que se suman otras pruebas complementarias como el análisis de la tierra y el barro hallados en el cuerpo de Gabriel, los que ayuden al juez a determinar aspectos nucleares de la trágica muerte de Gabriel.

Ana Julia registro

Ana Julia Quezada acompañada de agentes de la Guardia Cvil durante un registro en la finca de Rodalquilar. (EFE)

Espejo Público ah tenido acceso a la declaración íntegra de Ana Julia durante el interrogatorio, que es como sigue: 

"Ana Julia le dijo a Gabriel: 'Hombre si estás solo vente conmigo, voy a la finca'. Él se subió en el coche, fuimos a la finca y yo me puse a pintar. Él se quedó fuera jugando. En un momento dado me asomé y le vi jugando con un hacha. Y entonces le dije: 'pero ¿qué haces jugando con un hacha? él me insultó, yo le intenté quitar el hacha y él me dijo: 'tú no eres mi madre, tú no me mandas y además no te quiero volver a ver nunca'. Así que nos peleamos por el hacha, se la quité y al final con la rabia, acabé asfixiándole, tapándole la la nariz y la boca. Fue dentro de la vivienda cuando estaba muerto me di cuenta de que tenía un problema importante. Saqué el paquete de tabaco y me fumé un cigarro. Y estuve pensando. No quería hacerle daño a Ángel así que lo mejor fue enterrarlo. Cogí una pala y lo enterré. Así él no sabría nunca lo que había pasado. Me llevé la ropa al terminar, a casa de la abuela y la escondí en casa de la abuela de Ángel. Si coloqué la camiseta en los juncos fue para despistar. Bueno, días más tarde cogí lo que quedaba de la ropa de Gabriel y la tiré dentro de un contenedor de vidrio en frente de un hotel. Al final vine a buscar el cadáver porque me dijeron que les entregase la llave y me puse nerviosa".

RELACIONADO: Más información sobre este terrible caso que ha conmocionado a España

Según el diario 'ABC' la UCO da por cerrado policialmente el caso tras haber inspeccionado los alrededores de Las Hortichuelas, la finca de Rodalquilar donde ocultó el cadáver del niño y el piso de Vícar, a 80 kilómetros al oeste, donde trasladó el cuerpo el pasado domingo en el maletero de un vehículo, cuando fue arrestada antes de introducirse en un garaje. El registro de la finca este martes no duró más que tres cuartos de hora. Aunque hay aspectos de la confesión que generan dudas a los investigadores, sí le dan crédito a informaciones importantes, como que actuó sola.

Gabriel Cruz Padres

Los padres de Gabriel se despiden del féretro de su hijo tras el multitudinario y emotivo funeral en la Catedral de la Almudena. (Gtresonline)

Por su parte, la familia de Gabriel enterró ayer al pequeño en la intimidad tras un multitudinario funeral en el que recibieron el apoyo y el cariño de ciudadanos y autoridades y tras el cual Patricia Ramírez, la madre del pequeño, tomó la palabra para lanzar un último mensaje: "Gabriel ya está con sus peces y la burja mala ya no existe". El titular del Juzgado de Instrucción 5 de Almería, Rafael Soriano, ha prohibido de momento la incineración del cadáver del menor por si fuera necesario practicarle más pruebas.

RELACIONADO: Así fue la confesión de Ana Julia Quezada