Ana Julia Quezada se derrumba y confiesa que mató a Gabriel

Tras dos horas de interrogatorio ante la Guardia Civil ha contado que discutieron y le dio un golpe en la cabeza

por Agencias /


Ana Julia Quezada, la detenida por la muerte de Gabriel Cruz, se ha derrumbado en el interrogatorio de dos horas que se ha llevado a cabo este martes ante especialistas de la Guardia Civil y ha confesado que mató al niño de ocho años al que se buscaba en Almería desde su desaparición el 27 de febrero. Su versión es que habría sido una muerte accidental. La pareja del padre de Gabriel asegura que fue detrás de él en el coche, le invitó a subir, lo llevó a la finca, donde discutieron y le dio un mal golpe en la cabeza que acabó con su vida.

Ana Julia Quezada Gtresonline

Ana Julia Quezaa ha confesado ser autora de la muerte de Gabriel. 

La Guardia Civil tiene dudas respecto a determinadas respuestas que ha dado esta misma mañana, por lo que se va a proceder a un reconstrucción en la finca de Rodalquilar de donde la vieron sacar el cuerpo del niño en el maletero de su coche. La letrada Beatriz Gámez ha asegurado a preguntas de la prensa tras abandonar la Comandancia de la Guardia Civil que la única sospechosa por la muerte de Gabriel se ha prestado a "colaborar" con los agentes, al tiempo que ha asegurado que este martes ha sido la "primera vez" que los especialistas le han pedido que hablara sobre lo ocurrido. Por su parte, se ha negado a revelar detalles sobre la declaración y no ha precisado si su defendida ha reconocido o no los hechos.

Los investigadores trabajan este martes a contrarreloj para recabar pruebas con objeto de elaborar un atestado lo más completo posible para que, junto con el informe de la autopsia, se aporten pruebas sólidas al juez que instruye el crimen del niño Gabriel Cruz. Los principales focos de la investigación, según confirman a Europa Press fuentes del caso, se centran en cómo falleció el menor, si la única detenida actuó sola y dónde ocultó su ropa y el cuerpo.

RELACIONADO: Hasta ahora no había colaborado en los registros ni se había mostrado colaboradora con los investigadores

Hasta Almería se ha desplazado el coronel Manuel Sánchez Corbí, jefe de la Unidad Central Operativa (UCO), al que se vio salir del registro practicado ayer por la tarde en la vivienda de Puebla de Vícar a la que se dirigía Ana Julia Quedaza el domingo en el momento de su detención, cuando transportaba en el maletero de su coche al pequeño Gabriel. Este martes, coincidiendo con la misa funeral que se oficiaba en la catedral de Almería, el coronel jefe de la UCO se ha desplazado a la finca de Rodalquilar, a unos cuatro kilómetros al sur de Las Hortichuelas, el pueblo almeriense en el que desapareció Gabriel el 27 de febrero cuando salió de la casa de su abuela para recorrer un camino de tierra de unos cien metros con destino a la vivienda de sus tíos y primos.

Finca Rodalquilar

La Guardia Civil durante un registro en la finca de Rodalquilar. (Gtresonline)

Ana Julia había incurrido en algunas contradicciones en los interrogatorios ante la Guardia Civil que habían levantado sospechas. No obstante, el foco se situó sobre ella a raíz del hallazgo de la camiseta del pequeño. Fue la propia Ana Julia Quezada quien dijo haberla encontrado en un lugar que había sido revisado por los especialistas en varias ocasiones. La camiseta demás se encontraba seca tras varios días de lluvia y temporal en Almería. Por otra parte, las Fuerzas de Seguridad están revisando un suceso ocurrido durante los 20 años que la mujer residió en Burgos. Su hija de cuatro años falleció en 1999 al caer por la ventana de la vivienda en la que residían y el suceso se archivó como una muerte accidental.