El detenido por la muerte de Paz Fernández confiesa el crimen

Javier Ledo se derrumbó este domingo ante la Guardia Civil, según la prensa asturiana

por Tu otro diario /


Ha defendido reiteradamente su inocencia y, antes de ser detenido, incluso dio varias entrevistas en medios asturianos para despejar dudas. Era la última persona que había visto con vida a Paz Fernández el 13 de febrero y sabía que el cerco en torno suyo se estrechaba. Sin embargo, este fin de semana y tras su arresto el pasado viernes Javier Ledo se ha derrumbado en los itnerrogatorios de la Guardia Civil y ha asumido la autoría del crimen, según apunta 'El Comercio'. Incluso ha aportado nuevas pistas a los investigadores. 

Ledo EFE

Javier Ledo, detenido por la muerte de Paz Fernández. (EFE)

Según las fuentes de la Guardia Civil citadas por el diario se habrían recabado numerosas pruebas, entre ellas rastros de sangre o una chaqueta de víctima. Y es que durante todo el fin de semana han realizado varios registros en las dos viviendas habituales del arrestado. Todo ello habría terminado por socavar el relato de Javier Ledo que, consciente de que estaba siendo investigado por ser la última persona en ver a Paz con vida, había mantenido que solo estuvo con ella hasta las seis de la tarde. Tanto en las entrevistas que concedió la semana pasada como en sus primeras declaraciones tras su detención, Ledo aseguró que habían tomado algo juntos -eran amigos- y que la invitó a subir a su casa a cenar con su madre pero ella rechazó la invitación. Apuntó también que había recibido mensajes de Whatsapp que la habían puesto nerviosa. 

RELACIONADO: La autopsia confirma que la asturiana Paz Fernández sufrió una 'muerte violenta'

La confesión de Ledo en el cuartel debería ser ratificada esta mañana en sede judicial, donde el detenido ha pasado a disposición de la magistrada que instuyre el caso tras pasar las 72 horas máximas de arresto. Si confiesa también sede judicial el presunto autor podría acogerse a las atenuantes de confesión y colaboración. 

Paz Fernández había reservado el 13 de febrero un hostal en Navia, adonde iba con cierta frecuencia, pero no llegó a dormir en el establecimiento. Al día siguiente, fue encontrado su vehículo junto al hospital de Jarrio, en el vecino municipio de Coaña, a unos catorce kilómetros del embalse donde fue hallado su cadáver, así como su perro suelto por las calles de Navia. El cadáver fue encontrado flotando sobre las 15:50 horas del pasado martes en una zona de difícil acceso en una orilla del embalse, en las proximidades de un cámping. El cuerpo, cuya autopsia reveló una muerte violenta, presentaba múltiples contusiones y un golpe en la cabeza y, aparentemente, había sido lastrado.

RELACIONADO: Cifras para explicar el drama de las personas desaparecidas en España

El hallazgo del cuerpo de Paz Fernández generó cierta inquietud en Asturias por si su caso pudiera tener relación con las otras dos desapariciones de mujeres que se han producido en la zona por las mismas fechas, las de Lorena Torre y Concepción Barreiro, a quines todavía se busca. Las autoridades han negado ningún vínculo entre las tres desapariciones.