Condenado a 16 años de cárcel el guardia civil que mató a un marroquí, alegando que era un terrorista

Los magistrados han estimado en su sentencia que este agente, de baja en el momento de los hechos, es responsable de un delito de asesinato con la eximente incompleta de trastorno mental transitorio

por Europa Press /


La Sección 30 de la Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a 16 años de cárcel a Ángel Luis V.J., el guardia civil que mató a tiros, en abril de 2016, a un ciudadano marroquí en la A-3, a la altura de la localidad madrileña de Fuentidueña del Tajo. Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), los magistrados han estimado en su sentencia que este agente -de baja en el momento de los hechos- es responsable de un delito de asesinato con la eximente incompleta de trastorno mental transitorio.

guardicacivil15

Imagen de la sala de vistas de la Audiencia Provincial de la Comunidad de Madrid (Europa Press)

Si bien el Ministerio Público solicitaba para el acusado 21 años de prisión, los magistrados, en línea con la opinión del jurado popular, le han impuesto una pena de 16 años al estimar esta eximente, argumentando que durante el momento de los hechos y a la vista de las pruebas practicadas, el condenado sufrió un trastorno psicótico breve con ideación delirante, en el cual creyó que era inminente un atentado terrorista y que tenía que evitarlo por todos los medios

Además, también se le ha responsabilizado de un delito de conducción temeraria, ya que como recogió en su veredicto de culpabilidad el jurado popular que siguió la vista oral de su juicio, el condenado, antes de disparar hasta la muerte a su víctima, puso su coche en paralelo al que conducía la víctima, realizó dos disparos intimidatorios y lo embistió hasta hacerle perder el control y obligarle a chocar contra la barrera de seguridad izquierda de la carretera.

RELACIONADO: La simpática broma de la Guardia Civil con el DNI de Jordi Hurtado para recordarnos que hay que renovar el carné

Los magistrados consideran hechos probados que el 25 de abril de 2016, este guardia civil, tras embestir y obligar al ciudadano marroquí a parar su vehículo y bajarse de él, le disparó en las piernas hasta en once ocasiones, alcanzándole seis veces. Una vez abatido en el suelo le golpeó insistentemente en la cabeza con la culata de su arma y con un tiro en la cabeza acabó finalmente con su vida.

La sentencia acredita, por tanto, las circunstancias de alevosía y ensañamiento, en el primer caso por la reiteración de disparos, por la fractura de fémur que le produjo a la víctima uno de ellos y por la agresión posterior cuando ya carecía de toda posibilidad de defensa; y, en el segundo, por el incremento innecesario e inhumano del padecimiento y el dolor que causó a la víctima cuando ésta no ofrecía resistencia alguna.

"ESTABA INTENTANDO ABORTAR UN ATAQUE TERRORISTA"

Durante su declaración, Ángel Luis V.J. achacó lo ocurrido a que "estaba intentando abortar un ataque terrorista", a sus problemas con el hachís y a la pérdida de su hermano. Además, pidió disculpas a los familiares de la víctima ya que mató a "una persona inocente" y detalló que el fallecido circulaba en su turismo "con muchos bultos". "Cuando yo frenaba él frenaba, cuando yo aceleraba él igual. Me mosqueó un montón", manifestó. Después, una vez que se pusieron en paralelo a unos 100 kilómetros por hora, explicó que "el marroquí lo desafió con la mirada". "Ahí sabía que era un terrorista", apostilló.

RELACIONADO: Más noticias sobre la Guardia Civil en 'Tu otro diario'

Por eso, disparó en dos ocasiones "para que parara": "Lo tenía que detener porque iba a hacer algo. Yo le gritaba ¡Alto, Guardia Civil!, pero no me hacía caso, por eso me tiré del coche en marcha cuando él ya chocó con la mediana". El condenado salió corriendo hacia la víctima, que estaba a unos 50 metros, y le disparó en las piernas. "No quería matarle en ningún momento, lo juro", afirmó de forma efusiva y continuó explicando que una vez en el suelo, lo puso de rodillas y con las manos en la cabeza.

"Las bajaba continuamente, me daba miedo que llevara un cinturón bomba", argumentó en relación a por qué le apuntaba en la cabeza con su pistola reglamentaria y por qué lo golpeó con la culata del arma. En uno de esos supuestos movimientos, apretó finalmente el gatillo en la sien del ciudadano marroquí porque "empezó a invocar a Alá y pensaba que iba a inmolarse".