El autor del 'robo del siglo' en Francia confiesa al creer que su crimen ha prescrito

Jacques Cassandri, un conocido criminal de Marsella, se sienta en el banquillo para responder por el histórico atraco que, en 1976, desfalcó a una sucursal de Société Générale en Niza

por Tu otro diario /


Corría el mes de julio de 1976 cuando una comando de ladrones cavó un túnel para llegar bajo tierra hasta la caja fuerte de una de la suscursales de de Société Générale en Marsella. Una vez dentro cargaron con los 317 cofres que los clientes tenían allí y se fueron por donde habían venido, no sin antes escribir con tiza una frase que se hizo famosa y que ha quedado ya en los anales de la criminología. "Ni disparos, ni violencia, ni odio". El bautizado como 'robo del siglo' fue un golpe de película que llegó a inspirar películas y que estos días cobra de nuevo actualidad al sentarse en el banquillo uno de sus presuntos cerebros, Jacques Cassandri.

Cassandri Getty Images

Jacques Cassandri confesó en un libro tras creer que su crimen había prescrito. (Getty Images)

Cassandri, de 74 años, pudo participar en el diseño de un crimen perfecto y, sin embargo, como los malhadados personajes de las fábulas, echarlo todo al traste por un momento de debilidad en el que se dejó llevar por la vanidad. También por la confianza de que nada podía pasar después de tanto tiempo. Este gangster, bien conocido en el entorno criminal de Marsella pero al que nunca habían relacionado con el 'robo del siglo', se sienta en el banquillo estos días para responder por el presunto blanqueo del botín que sustrajo después de que la publicación de un libro en 2010 lo destapara todo. El libro se titula 'La verdad sobre el caso de Niza' y revelaba tantos detalles y tan desconocidos que la Policía decidió investigar su autoría. Tirando del hilo pronto llegaron hasta Cassandri, a pesar de que había escrito su historia con el pseudónimo de 'Amigo'. 

Aunque el robo como tal efectivamente ha prescrito las autoriades han hallado una forma de hacerle pagar: el blanqueo. Este tipo de delitos en Francia no tienen fecha de caducidad y lo cierto es que, tras el robo, Cassandri apareció como dueño de un gran patrimonio. Tampoco le ayudó lo que sus hijos contaron durante los interrogatorios: confirmaron que su padre solía jactarse de su participación en el conocido crimen. El propio Cassandri ha terminado por admitir su participación, si bien ahora rebaja su papel y asegura que tan solo se quedó con una pequeña parte del botín y que la gastó enseguida. La acusación no le cree ni una palabra. 

RELACIONADO: La muerte del maestro Paul Bocuse deja huérfana a la gastronomía francesa

El paso por los tribunales tampoco es nuevo para Cassandri. Según el diario Nice Matin es considerado como una figura histórica dentro del medio criminal masellés. En 1970 fue detenido en el marco de una operación contra el narcotráfico. También fue condenado en 1994 a cuatro años de prisión junto con su mujer por proxenetismo. Ahora, a sus 74 años, podría enfrentar una nueva condena.