Triana Martínez, condenada por el asesinato de Isabel Carrasco, encuentra el amor en la cárcel

Se llama Romeo y es un joven de origen rumano condenado por robo

por Tu otro diario /


Triana Martínez, condenada a 20 años de cárcel por el asesinato a tiros de la presidenta de la Diputación y el PP de León, Isabel Carrasco, se ha enamorado en prisión. Concretamente durante su estancia en el centro de Mansilla de las Mulas, en León. Él se llama Romeo Chelaru, tiene 30 años y, como ella, cumple pena. Aunque su caso el delito es mucho menos grave: se le imputan varios robos. Según la prensa local ambos inciaron su relación en los primeros tiempos de presidio de Triana, y el pasado otoño se registraron como pareja de hecho. 

Triana Martínez

Triana Martínez durante el juicio por el asesinato de Isabel Carrasco. (Gtresonline)

Triana Martínez, esta estudiante modelo de carrera brillante que terminó envuelta en una espiral de odio y un sangriento crimen, probablemente no imaginó nunca el giro que tomaría su vida. Su madre, Montserrat Domínguez, confesó el asesinato en el juicio en 2016: "¡Era ella o mi hija. Si no lo hacía era mi hija, preferí ella a mi hija. Ella iba a seguir haciéndole la vida imposible, por eso decidí matarla". Fue condenada a 22 años de prisión como autora confesa del asesinato. Para Triana se impuso una pena de 17 años y seis meses como cooperadora necesaria en el delito y otros dos años y medio por tenencia ilícita de armas. Una dura pena cuyo comienzo no ha sido precisamente un camino de rosas. Montserrat y Triana han tenido muchos problemas de convivencia con otras reclusas y con funcionarios durante su estancia en Mansilla. Madre e hija, presentaron constantes quejas por el trato, la comida o la limpieza. Una situación en la que, para Triana, conocer a Romeo durante unas actividades comunes supuso un alivio y un consuelo. 

RELACIONADO: Así fue la sentencia por la Triana Martínez y Montserrat Domínguez fueron condenadas

A pesar de su relación, tras dos años y medio de problemas madre e hija decidieron pedir el traslado. En principio querían ir a la cárcel de Villabona, en Asturias, donde estarían cerca de Pablo Martínez, marido y padre de las condenadas, un policía que se encuentra ahora destiando en Gijón. Sin embargo, se decidió trasladarlas al penal de Villanubla, en  Valladolid. Un duro golpe para Triana, que no estaría cerca de su padre y además tendría que serparase  de Romeo. por si fuera poco, según León Noticias tampoco han sido bien acogidas en el nuevo centro. "Estamos viviendo una auténtica tortura psicológica en este centro, donde nos mandan desde León para poder continuar su encargo. En el año que llevamos en el Centro Penitenciario de Valladolid, la dirección no nos ha dejado hacer ni una sola actividad. Llevamos un año mirando a una pared donde crece musgo", critica Triana en un comunicado enviado al Ministerio del Interior. 

De nuevo su relación ha supuesto un alivio para la joven. Y es que, previendo que el amor a distancia sería difícil, el pasdo otoño decideron registrarse como pareja de hecho y justo antes de Navidad Romeo solicitó el traslado a Valladolid para poder estar junto a Triana. Un traslado que, según El Español, ya le ha sido concedido y se ha efectuado. Romeo es un preso que destaca por su buen comportamiento, lo que cuenta a la hora de obtener permisos o beneficios. Ahora Triana y Romeo pueden tener vis a vis dos veces al mes y verse a través de un cristal una vez por semana en la sala de comunicación de la cárcel.

RELACIONADO: Triana Martínez contó en el juicio lo que su madre le dijo el día del asesinato