Brigitte Macron, una primera dama orgullosa de romper tabúes a sus 64 años

El próximo miércoles sale a la venta su primera biografía, escrita por la periodista Mäelle Brun, en la que narra episodios de su pasado como el rechazo de su familia al enterarse de su relación con Emmanuel Macron, de quien era profesora

por EFE /


Brigitte Macron, esposa del actual presidente de Francia, Emmanuel Macron, ya fue valorada durante la carrera como candidato a la presidencia del país como era “la mujer que lo ha emancipado, que lo ha ayudado en sus estudios, que lo ha empujado a lo más alto”.

macronG3

Los Macron durante si visita oficial a China (Gtresonline)

 

Pero ya no es el momento de hablar de lo que ha hecho por lo demás, sino de lo que ha hecho para sí misma, eso es lo que relata la periodista Mäelle Brun en la primera biografía de Brigitte.

Entre sus líneas se puede apreciar el orgullo de la mujer, de 64 años, por hacer roto tabúes en su vida pese a que casarse con el ahora presidente francés le generó el rechazo de su familia.

RELACIONADO: Brigitte Macron no ejerce como primera dama 'oficial' de Francia: este es su papel

En "Brigitte Macron, l'affranchie" ("la emancipada"), que sale a la venta en Francia el próximo miércoles, Brun relata que ella se siente más moderna que su esposo, 24 años más joven, como evidencian los extractos que ha publicado este viernes la revista "Closer", en la que trabaja la autora.

A pesar de ser la única mujer en la vida de Emmanuel Macron y de tratarse de un amor de adolescencia que se consolidó como matrimonio en 2007, el hecho de que ella fuera profesora de su actual marido, que entre ambos exista una amplia diferencia de edad y que ella estuviera ya casada, hizo que su relación fuera considerada por sus hermanos como "inmoral".

RELACIONADO: Los Macron dieron este verano la bienvenida a un nuevo miembro en su familia

Pese a eso, Brigitte no dudó, y su única respuesta a tal rechazo fue seguir apostando por ese amor, durara lo que durara.

Aunque "más allá de la desaprobación de este romance tabú" -señala Brun- les molestó que el apellido Trogneux, el de esta familia de notables de Amiens, fuera objeto de rumores en torno a la menor de seis hermanos.

brigittemacron3_getty

Su marido de entonces, el banquero André-Louis Auzière, en cuanto se enteró de la relación se fue de la casa que compartían en Amiens, aunque todavía pasó una decena de años hasta que se formalizó el divorcio, en 2006.

RELACIONADO: 'Manu' y 'Bibi' Macron, una pareja atípica en el Elíseo

Por otro lado, la biógrafa afirma que a la primera dama le resultaron "intolerables" los rumores que se propagaron durante la campaña de las presidenciales de mayo pasado sobre la supuesta homosexualidad de Emmanuel Macron y que no estaba conforme con la reacción de su marido, que se lo tomaba con distancia e incluso con humor.

Pese a que sabía que implicarse en la carrera presidencial significaba entrar en un mundo "implacable", no imaginaba que iba a llegar hasta a recibir llamadas y cartas anónimas. Y eso le llevó a convencer a su marido de que desmintiera rotundamente esos rumores: "Estaba muy ofendida por esas alegaciones. Era una mujer herida".

Según la biógrafa, Philippe Besson, amigo de la pareja, afirma que "ella es la verdadera moderna de los dos", a la vista de los gustos musicales o de su tendencia a estar en contacto con jóvenes.

Briggite se casó en 1974 con el juez Anduve-Louis Auzière. Con él tuvo tres hijos, -Sébastien, de 42 años, Laurence, de 40 y Tiphaine, de 33- que les han dado siete nietos. Se divorció de él y volvió a casarse en 2007.

Dejó su trabajo en 2015 y desde entonces no se separa de su marido. Incluso era ella la encargada de dirigir la campaña de Macron a la presidencia de Francia en las publicaciones del papel ‘couché’.

Hemos visto a una casi 'omnipresente' Brigitte desde que se inició la campaña electoral. Lo ha acompañado a mítines, estuvo presente en su toma de posesión y ha participado en numerosas recepciones a líderes internacionales, como al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que visitó París acompañado de -esta sí- la primera dama, Melania.

Actualmente desempeña funciones institucionales de manera ‘informal’. Representa a Francia junto al presidente, en cumbres y reuniones internacionales, en la que lleva a cabo el programa oficial propio de los consortes.