La búsqueda de un asesino en serie tras la muerte de doce niñas desata el pánico en Pakistán

El crimen de una pequeña de 7 años en Kasur, en el este del país, ha causado una honda conmoción después de que se hayan producido otros similares en la misma zona


Pakistán está conmocionado y los residentes en Punyab, en el este del país, tienen mucho miedo, porque las autoridades buscan a un asesino en serie como responsable de la violación y asesinato de una niña de 7 años en Kasur, un crimen que hace que el número de casos similares en la misma zona se eleve casi a una docena. "El violador es un asesino en serie, en incidentes anteriores las pruebas forenses lo determinan así y el modus operandi también", indicó a los periodistas Malik Muhammad Ahmad Khan, portavoz del gobierno de Punyab, provincia en la que se encuentra la localidad.

Una manifestación de protesta por los asesinatos de niñas cometidos en Punyab (EFE).

Una manifestación de protesta por los asesinatos de niñas cometidos en Punyab (EFE).

De acuerdo con la Policía, en el último año se han producido once casos de naturaleza similar en esta ciudad cercana a la frontera con la India. El responsable provincial indicó que hasta ahora las pesquisas no habían arrojado nada, pero que las autoridades han investigado a 96 personas y que tienen una pista para la identificación del presunto autor de estos crímenes. "Sobre la base de esta pista hemos llegado muy cerca del sospechoso", dijo, sin dar más detalles.

Khan indicó que las autoridades están haciendo todo para llevar al responsable ante la justicia lo antes posible y que se ha designado un equipo de investigación especial para esclarecer el caso con celeridad. La última víctima es una niña que había quedado bajo el cuidado de un tío mientras sus padres hacían una peregrinación religiosa a Arabia Saudí. Desapareció el 4 de enero y su cuerpo sin vida fue hallado cinco días después, el pasado martes, en un contenedor de basura.

RELACIONADO: Más informaciones sobre sucesos en Tu Otro Diario

La aparición del cuerpo, cuyo examen determinó que había sufrido abusos sexuales, desató una ola de protestas de violentas en la ciudad en las que han muerto dos personas y se han producido actos de vandalismo contra comercios y vehículos. Los manifestantes están indignados ante un crimen que ha puesto a la ciudad en el ojo del huracán. El oficial de Policía del distrito Muhammed Ali indicó hoy a Efe que en el último año se han registrado en la zona 11 casos similares, en los que solo en una ocasión la niña sobrevivió, sin que hasta el momento se hayan producido arrestos.

Esta zona ya fue el centro de la polémica en agosto de 2015, cuando quedó al descubierto un escándalo de pedofilia en el que al menos 19 menores fueron grabados en vídeo y fotografiados por una red formada por 17 personas en el pueblo de Ganda Singh Wala, en el área de Kasur. En abril de 2016, un tribunal antiterrorista condenó a cadena perpetúa a dos acusados por ese caso. Tras ese escándalo, Pakistán convirtió en marzo de 2016 en delito los abusos sexuales a menores y la pornografía infantil, crímenes castigados con penas de hasta siete años de cárcel y que antes no eran sancionados.