Los padres del alcalde de Pedrosa de Duero, fallecidos por inhalación de monóxido en su casa

Cuando llegaron los servicios de emergencia, el padre ya había fallecido, por lo que intentaron reanimar a la madre

por Europa Press /


Las dos personas, una mujer de 68 años y un varón de 74, que han fallecido por inhalación de monóxido en una vivienda de Pedrosa de Duero (Burgos), son los padres del alcalde del municipio, Jaime Juan Alonso Ruiz, según han informado fuentes del Partido Popular a Europa Press.

Pedrosa de Duero

Exterior de la vivienda ubicada en el municipio de Pedrosa de Duero, en Burgos, en cuyo interior dos personas han fallecido este jueves por inhalación de monóxido de carbono (EFE)

El Centro de Emergencias 112 recibió una llamada a las 10.31 horas, precisamente del yerno de los fallecidos, en la que se solicitaba asistencia médica para dos personas a las que habían localizado inconscientes en el interior de su vivienda situada en la calle Fuente Honda de la citada localidad, sin que, en un primer momento, el familiar tuviera certeza de qué es lo que había ocurrido. El 112 dio aviso del incidente a la Guardia Civil y a Emergencias Sanitarias-Sacyl, que envió una UVI móvil, una ambulancia de soporte vital básico y personal facultativo de Atención Primaria del centro de salud de Roa.

Ya en el domicilio, el personal sanitario ha informado de que se trataba de una intoxicación por monóxido de carbono y añadió además que una de las personas, un varón, se encontraba fallecido y se atendía a la otra persona afectada, una mujer. Así, se ha informado del cambio de situación a los Bomberos de Aranda de Duero, quienes a su vez han comunicado con el personal de Roa dependiente de la Diputación Provincial.

RELACIONADO: Más noticias de sucesos en 'Tu Otro Diario'

Finalmente, el personal facultativo de Sacyl ha confirmado el fallecimiento de ambas personas, una mujer de 68 años con iniciales M.R.G, y un varón de 74, J.A.C.

RECOMENDACIONES

La Agencia de Protección Civil de Castilla y León, que aconseja seguir una serie de recomendaciones para evitar intoxicaciones, ha recordado que los síntomas más habituales que puede presentar un paciente que sufre una intoxicación por gas son mareos, dolor de cabeza, vómitos, calambres e incluso, desvanecimientos súbitos. En caso de que alguna víctima no respire, practique la reanimación cardiorrespiratoria hasta la llegada de los servicios de emergencia.

Así, ante el más mínimo indicio de esta situación, se aconseja cortar el gas y evitar toda chispa y focos de calor, no utilizar ningún electrodoméstico que pueda generar una chispa, no encender las luces, ni un mechero, ni tocar los timbres de las puertas, ya que podría dar lugar a una explosión. De la misma forma, se recomienda abrir todas las puertas y ventanas que sea posible para facilitar la entrada de oxígeno y la desaparición del gas venenoso.

En cualquier caso, se debe llamar al 112 y explicar la situación con la mayor precisión posible. En este sentido, ha recordado que al otro lado de la línea hay médicos de emergencias que le indicarán cómo actuar hasta la llegada de la asistencia.

También ha recordado que la instalación debe ser revisada periódicamente en función de la normativa vigente y no se deben obstruir ni tapar las rejillas de ventilación con ningún objeto. Si se tiene bombona de gas debe mantenerse en lugar bien ventilado, alejada de toda llama o fuente de ignición y no se debe dejar el coche encendido en lugares cerrados.