Cumple su sueño 'imposible' de ser madre: nace el primer bebé en Estados Unidos tras un trasplante de útero

En todo el mundo se han dado hasta ahora menos de 10 casos y es una opción que apenas se conoce pero que da una nueva esperanza a mujeres sin útero o con enfermedades ginecológicas

por Tu otro diario /


Hay mujeres que nacen sin un útero funcional y otras que, por enfermedad, pierden la capacidad de concebir de un modo natural. Para todas ellas, las esperanzas de convertirse en madres quedan reducidas a la adopción o a un vientre de alquiler, pero hay otra opción que muy pocas conocen porque, ciertamente, hay pocos casos aún en el mundo, pero cada vez se van dando más. El último hito en este sentido se acaba de producir en Estados Unidos, donde una mujer ha dado a luz a un bebé tras haber recibido un útero trasplantado y haberse quedado embarazada.

Este es el primer bebé nacido en Estados Unidos tras un trasplante de útero (Baylor University Medical Center).

Este es el primer bebé nacido en Estados Unidos tras un trasplante de útero (Baylor University Medical Center).

La mujer, cuya identidad no ha trascendido para preservar su privacidad, nació sin útero. Su sueño era, sin embargo, convertirse en madre. Y lo ha conseguido. Su bebé nació sano en el Baylor University Medical Center en Dallas (Texas) y se trata del primero nacido en Estados Unidos nacido por esta técnica: trasplantando el útero de otra mujer en la paciente y logrando un embarazo. Otras cinco mujeres han podido cumplir su sueño en Suecia del mismo modo y los donantes fueron familiares (madres o hermanas) de las mujeres que recibieron los úteros.

Los médicos del Baylor University Medical Center están llevando a cabo un estudio y creen que este método puede servir para que miles de mujeres sin útero o con enfermedades ginecológicas puedan tener hijos. Para que una mujer pueda incluirse en este programa, debe tener entre 20 y 35 años. Una vez que se realiza el trasplante, hay que esperar un año para garantizar que no hay rechazo y que el órgano funciona adecuadamente. Luego, hay que implantar un óvulo fecundado y, cuando el embarazo llega a término, el parto no puede ser natural, hay que programar una cesárea.

Tras uno o dos embarazos exitosos, el útero trasplantado debe ser eliminado del cuerpo de la mujer que lo recibe, ya que no está destinado a ser permanente porque para evitar el rechazo, la paciente debe tomar unos medicamentos muy potentes que no es bueno mantener en el tiempo.

La Sociedad Estadounidense de Medicina Reproductiva ha emitido un comunicado llamando al nacimiento de Dallas "otro hito importante en la historia de la medicina reproductiva". Para las mujeres que nacen sin un útero funcional, "el trasplante representa la única forma en que pueden llevar un embarazo", dijo el comunicado.