La víctima de la violación de los Sanfermines de 2016 dice que estaba en aquel momento estaba 'en shock'

La joven mantuvo la versión que había dado en sus declaraciones policial y judicial y se mantuvo serena durante su comparecencia, de unas cuatro horas

por Tu otro diario /


La mujer de 20 años que denunció que cinco hombres la violaron durante los Sanfermines de 2016 en Pamplona tuvo que pasar ayer por el duro trago de revivir aquel episodio durante la segunda sesión del juicio que se sigue contra los acusados de la violación. Sostuvo que no emplearon la violencia, que solo le pusieron la mano en la boca para que se callara y que en ese momento entró en shock, por lo que no opuso resistencia, según cuenta 'Diario de Navarra'.

Manifestación contra las agresiones sexuales en los Sanfermines en la puerta del Palacio de Justicia de Navarra en Pamplona (EFE/Archivo).

Manifestación contra las agresiones sexuales en los Sanfermines en la puerta del Palacio de Justicia de Navarra en Pamplona (EFE/Archivo).

El juicio, que se celebra a puerta cerrada y entre fuertes medidas de seguridad para preservar la identidad y la privacidad de las personas implicadas en el caso, celebró ayer su segunda sesión. La víctima acudió acompañada por sus padres y por una tía y declaró por espacio de unas cuatro horas, con un descanso intermedio.

RELACIONADO: La joven que denunció la violación de los Sanfermines de 2016 declara durante más de tres horas

Explicó, según 'Diario de Navarra' que no pidió expresamente que parasen, pero que su actitud no fue de consentimiento y que fue sometida a hacerlo. Mantuvo, pues, sin grandes diferencias, los testimonios que ya había prestado, en 2016, ante la policía y el juez de guardia, y lo hizo de forma serena, sin llorar, como sí ocurrió en aquellas dos ocasiones previas.

La joven, que tenía 18 años cuando ocurrieron los hechos, contó que se encontró con los ahora acusados cuando estaba sola porque su acompañante se había ido a dormir y había perdido de vista a su grupo de amigos de la universidad. Entablaron una conversación y ella dijo que se quería ir a dormir, tras lo que ellos se habrían ofrecido a acompañarla. Negó que hablasen de nada relacionado con mantener relaciones durante el trayecto hacia el coche donde iba a pernoctar, como sí han sostenido los acusados.

RELACIONADO: Los cinco acusados de la violación de Sanfermines de 2016 de declaran inocentes

En el trayecto, uno de ellos aprovechó que una vecina abría un portal para sostener la puerta y colarse dentro. Los demás lo hicieron tras él y ella también. No fue necesaria la violencia, relató, porque ella ignoraba lo que iba a suceder a continuación. Lo que ocurrió, según su testimonio, es que le taparon la boca para que no gritara y la condujeron a un rellano donde tuvieron lugar los hechos enjuiciados. Entonces ella entró en shock. Perdió la noción del tiempo y dice no recordar todo lo que sucedió. Lo siguiente que sabe es que los cinco acusados se fueron y la dejaron allí. Recogió todas sus pertenencias (menos el móvil, que le habían robado) y salió a un banco, donde una pareja la encontró llorando y dio aviso a la policía.

Desde entonces, la joven se encuentra en tratamiento psicológico por estrés postraumático. La pareja que la encontró también declaró ayer. Hoy lo han hecho los cuatro agentes de la Policía Municipal de Pamplona que atendieron a la joven madrileña de 18 años cuando interpuso la denuncia. Los cuatro han ratificado en el juicio que la actitud de la chica no les pareció fingida.

Según ha dicho a los periodistas al término de la tercera sesión del juicio el abogado de la acusación, Miguel Ángel Morán, no ha habido contradicciones en la declaración de estos agentes, que han testificado durante dos horas y media.