El misterioso asesinato de una mujer en París se ha resuelto 22 años después con una detención en Sevilla

El exmarido de la víctima y presunto autor del crimen se escondía en Utrera, en una casa de la que apenas salía. Se mantenía con dinero que le enviaban por correo familiares desde Madrid y Valencia

por Tu otro diario /


Un misterioso asesinato cometido en París en 1995 se ha resuelto 22 años después contra todo pronóstico con la detención de un hombre como presunto autor de los hechos, pese a todas las precauciones que tomó durante décadas para no ser localizado ni apresado. La Policía Nacional acaba de detenerlo en Utrera (Sevilla) tras una petición de las autoridades francesas, que sospechaban que se escondía en ese municipio sevillano.

Fotografía de archivo de un hombre detenido por la Policía Nacional (Cordon Press).

Fotografía de archivo de un hombre detenido por la Policía Nacional (Cordon Press).

El hombre está acusado de haber matado a su exmujer en 1995 y haber arrojado su cuerpo dentro de un baúl al río Sena. El baúl salió a flote y dejó al descubierto los restos del macabro crimen. Dentro, se hallaron restos biológicos que, una vez analizado su ADN, resultaron pertenecer al hombre ahora detenido, del que no han trascendido más datos, pero que en el momento del hallazgo del cadáver de su exmujer en París se había desvanecido de Francia sin dejar rastro.

Desde entonces, las autoridades francesas lo buscaban sin descanso y sin éxito. Pero no se rindieron y las pesquisas acabaron haciéndoles sospechar que el presunto autor de este crimen se escondía en una casa de Utrera (Sevilla), de la que apenas salía y que tomaba inusuales medidas de seguridad para evitar ser descubierto.

RELACIONADO: Más sucesos en Tu Otro Diario

La Policía Nacional, a petición de su homóloga francesa, montó varios dispositivos de vigilancia que condujeron finalmente a la detención de este hombre, que sobrevivía gracias a que sus familiares de Madrid y Valencia le enviaban ropa y dinero por correo postal para comprar comida.

En ese momento se comprobó que también estaba reclamado por un juzgado de Almería por un delito de tráfico de drogas.