Los Reyes presiden el acto central del Día de la Fiesta Nacional en plena crisis catalana

Por primera vez en 30 años la Policía Nacional ha participado en el desfile militar. Además, se ha rendido homenaje a las víctimas de los ataques terroristas

por EFE /


El acto central del Día de la Fiesta Nacional ha comenzado con la llegada de los Reyes a la madrileña plaza de Lima, donde han sido recibidos con aplausos y gritos de "viva España" y "viva la Corona" de cientos de personas.

RAJOYT2

Los Reyes posan junto a sus hijas con el presidente del Gobierno, la ministra de Defensa, la presidenta de la Comunidad y la alcadesa de Madrid (@marianorajoy/Twitter)

 

Pasadas las 11 horas, se ha iniciado el acto al que asiste el Gobierno en pleno, encabezado por Mariano Rajoy -salvo el ministro de Economía, Luis de Guindos, que se encuentra en Washington-, las más altas autoridades del Estado y la mayoría de líderes políticos.

RELACIONADO: Tragedia tras el desfile de la Fiesta Nacional: un piloto muere al estrellarse su avión

Junto a Felipe VI, con el uniforme de capitán general del Ejército del Aire, y doña Letizia, con vestido de chaqueta y falda en tonos grises, se han situado sus hijas la princesa Leonor y la infanta Sofía.

GALERÍA: Así se ha vivido el Día de la Hispanidad en un ambiente especialmente crispado

Los cientos de personas presentes en el recorrido han aplaudido el paso del Rolls Royce que trasladaba a los Reyes a la tribuna principal y se han escuchados vivas al Rey, a la Monarquía y a España, así como "Puigdemont a prisión".

RELACIONADO: Cospedal dedica unas palabras de ánimo a los militares españoles en el extranjero

El acto consiste en un homenaje a los caídos y un desfile terrestre y aéreo por el paseo de la Castellana, en el que participan unos 3.900 efectivos, entre militares de los tres Ejércitos, guardias civiles, policías y Guardia Real.

 

En la tribuna de autoridades políticas se han sentado dirigentes políticos como el socialista Pedro Sánchez y el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera. También han asistido todos los presidentes autonómicos, salvo los de Cataluña, Carles Puigdemont, del País Vasco, Iñigo Urkullu, y de Navarra, Uxue Barkos, que tradicionalmente no acuden.

Tras izarse la bandera bajada por un paracaidista y de que el Rey haya pasado revista a las tropas, ha comenzado el homenaje a los caídos, que en esta ocasión está dedicado al recuerdo de las víctimas de los atentados yihadistas de Cataluña.

Los fallecidos han estado representados en la ofrenda floral por los embajadores de sus países de origen: Argentina, Bélgica, Canadá, Estados Unidos, Alemania, Italia, Portugal, Reino Unido y Australia.

A continuación se ha iniciado el desfile aéreo, al que seguirá el terrestre, que cuenta este año con la novedad de la participación de la Policía Nacional por primera vez desde hace más de 30 años.

Cientos de personas, con banderas de España, llenaban desde casi dos horas antes de comenzar el desfile el paseo de la Castellana, entre la plaza de Cuzco y la calle Raimundo Fernández Villaverde, con una distancia de 1,8 kilómetros.

El Ministerio de Defensa ha organizado este año la conmemoración de la Fiesta Nacional más de 120 actos por toda España, bajo el lema "orgullosos de ser españoles".

El presupuesto global de Defensa para los más de 120 actos organizados en toda España con motivo del Día de la Fiesta Nacional, que tiene como lema "Orgullosos de ser españoles", es de unos 800.000 euros -unos 420.000 euros destinados al desfile-, cantidad similar al de los dos últimos años.