Puigdemont deja en suspenso su ambigua declaración de independencia de Cataluña y apela al diálogo

Puigdemont asume que Cataluña debe ser Estado independiente pero plantea suspenderlo unas semanas para dialogar

por Tu otro diario / EFE /


Asumo "el mandato del pueblo para que Cataluña se convierta en un estado independiente", tras los resultados del 1 de octubre. Así se ha dirigido Carles Puigdemont ante el Pleno del Parlament durante su comparecencia en la que se prevía que podía declarar, de manera unilateral, la independencia.

Carles Puigdemont

Carles Puigdemont, presidente de la Generalitat (EFE)

Ha continuado planteando al Parlament suspender unas semanas los efectos de la independencia para entrar en una etapa de diálogo. Lo ha dicho durante el Pleno que aborda las consecuencias de la consulta ilegal del 1-O, y que ha empezado más de una hora después: se ha retrasado porque el propio Puigdemont lo había pedido, tras lo que PP y Cs solicitaron suspender el pleno.

Ha asegurado que “muchas personas” le “han sugerido qué debe hacer” y, a continuación, ha afirmado que lo que iba "a exponer no es una decisión personal, sino la voluntad del pueblo”.

RELACIONADO: Más noticias sobre la situación política en Cataluña

Puigdemont ha empezado su discurso a las 19.13, afirmando que el momento que vive Cataluña es histórico porque no un asunto doméstico o interno, sino que "Cataluña es un asunto europeo". Además, se ha dirigido, en castellano, al resto de españoles, pidiéndoles "un esfuerzo" para conocer y reconocer lo que considera que está reclamando una mayoría de catalanes desde hace años: "No somos unos delincuentes ni unos locos ni unos golpistas".

"Somos gente normal que pide poder votar y que ha estado dispuesta a todo para establecer el diálogo necesario para realizarlos de forma acordada", ha añadido.

RELACIONADO: Estas son las empresas que se van de Cataluña (y las que se lo están pensando)

Según Puigdemont, no tienen nada contra toda España ni contra sus ciudadanos, sino lo contrario: alega que el deseo mayoritario de los catalanes es "reentenderse mejor" con todos ellos porque, a su juicio, la relación no funciona desde hace tiempo y no se ha hecho nada para revertir una situación que considera insostenible.

Al terminar la comparecencia, los diputados de la CUP en el Parlament no han aplaudido ni se han levantado; en cambio, los de JxSí se han levantado y han ovacionado en bloque a Puigdemont. Por su parte, la organización juvenil de izquierda radical Arran ha acusado este martes al presidente catalán de incurrir en una "traición inadmisible" por suspender los efectos de la declaración de independencia para buscar un diálogo. Poco antes, Arran había afirmado que "ha quedado demostrado que no hay espacio para el diálogo" y que "la declaración de independencia se ha de ejecutar ahora mismo".