Vargas Llosa, en la masiva manifestación en Barcelona por la unidad: 'España es tierra de libertad y de legalidad'

Miles de personas se han reunido en la capital catalana bajo el lema '¡Basta! Recuperemos la sensatez'

por Agencias/Tu Otro Diario /


Un mar de banderas de España ha abarrotado el centro de Barcelona durante la multitudinaria manifestación organizada por Societat Civil Catalana (SCC) a favor de la unidad y contra la independencia de Cataluña, apoyada por los partidos mayoritarios como PP, PSOE y Ciudadanos. 

manifestacionbcnEFE

Cabecera de la manifestación en Barcelona por la unidad de España  (EFE)

En la cabecera de la marcha se han podido ver numerosos rostros del mundo de la política, la justicia y la cultura como la ministra de Sanidad, Dolors Monstserrat; el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, el presidente de SCC, Mariano Gomà y el expresidente del Parlamento Europeo Josep Borrell, quienes han sido acompañados por la multitud por la Via Laietana hasta la avenida Marquès de l’Argentera.

RELACIONADO: Más información sobre la complicada situación en Cataluña

Allí, el premio Nobel Mario Vargas Llosa junto con el presidente de SCC, Mariano Gomà, que han presidido tamibén la manifestación, han leído un manifiesto por la unidad de España.

“Desde hace tiempo el nacionalismo viene causando estragos también en Cataluña. Estamos aquí para pararlo”, decía Vargas Llosa al comienzo de su discurso, y continuaba alabando la presencia de los numerosos manifestantes que allí se encontraban. “Son catalanes que no consideran al adversario como un enemigo (…) creen en la democracia”.

manibcnG3

Masiva manifestación a favor de la unidad de España (Gtresonline)

“No queremos que las empresas se vayan de Cataluña como si fuera una ciudad medieval afectada por la peste”, agregaba. “Queremos que las empresas vuelvan a Cataluña para que sea la locomotora de España”. “Queremos que sea la capital cultural de España”.

Además, Llosa ha defendido España como “tierra de libertad y de legalidad”. “Esto el independentismo no lo va a destruir”.

“¡Viva la libertad, visca Catalunya y viva España!”, ha concluido entre aplausos el escritor.

En declaraciones a Televisión Española, ha declarado que la histórica manifestación a la que ha asistido es “la mejor demostración” de que existe un grupo “muy amplio de catalanes” que no aprueban el “golpe de estado propiciado por el Govern” al realizar la consulta ilegal.

manifestacionbcn2CP

(Reuters)

Antes de que comenzasen los turnos de palabra, el vicepresidente de Societat Civil Catalana, Álex Ramos, aseguraba que había unos 950.000 asistentes.

Aunque el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no ha acudido a la cita, ha enviado todo su apoyo, a través de un mensaje en Twitter, a los miles de manifestantes que se han reunido para hacer valer la unidad española y ha asegurado que “no están solos”.

La multitudinaria manifestación ha tenido lugar un día después de que otras capitales de provincias, entre ellas Madrid, hayan salido también a la calle para rechazar independencia catalana.

Discurso íntegro de Vargas Llosa:

"Queridos amigos. Todos los pueblos modernos o atrasados viven en su historia momentos en los que la razón es barrida por la pasión. Y es verdad que la pasión puede ser generosa y altruista cuando inspira la lucha contra la pobreza y el paro. Pero la pasión puede ser también destructiva y feroz cuando la mueven el fanatismo y el racismo.

La peor de todas, la que ha causado más estragos en la historia, es la pasión nacionalista. Religión laica, herencia lamentable del peor romanticismo. El nacionalismo ha llenado la historia de Europa y del mundo, y de España, de guerras, de sangre y de cadáveres. Desde hace algún tiempo, el nacionalismo viene causando estragos también en Cataluña.

Para eso estamos aquí, para pararlo. Para eso han salido miles y miles de catalanes de sus casas en esta mañana soleada del otoño catalán. Son catalanes democráticos, que no creen que son traidores quienes piensan distinto a ellos. Son catalanes que no consideran al adversario un enemigo, que no ensucian sus puertas, ni destruyen sus vitrinas. Catalanes que creen en la democracia, en la libertad, en el Estado de derecho, en la Constitución.

Y además de catalanes, hay aquí, esta mañana, miles de hombres y mujeres venidos de todos los rincones de España —e incluso del Perú—, a decirles a los amigos catalanes que no están solos, que estamos con ellos, que queremos dar juntos con ellos la batalla por la libertad. Estamos armados de ideas, de razones y de una convicción profunda de que la democracia española está aquí para quedarse. Y que ninguna conjura independentista la destruirá.

No queremos que los bancos y las empresas se vayan de Cataluña como si fuera una ciudad medieval acosada por la peste. No queremos que los ahorristas catalanes retiren su dinero por la desconfianza, por la inseguridad jurídica que les merece el futuro de Cataluña. Queremos, por el contrario, que los capitales y las empresas vengan a Cataluña para que vuelva a ser, como tantas veces en su historia, la capital industrial de España, la locomotora de su desarrollo y su prosperidad.

Queremos que Cataluña vuelva a ser la Cataluña capital cultural de España, como era cuando yo vine a vivir aquí, en unos años que recuerdo con enorme nostalgia. Eran los últimos años de la dictadura franquista. La dictadura se deshilachaba y hacía aguas por todas partes. Y ninguna ciudad española aprovechó tanto como Barcelona esos resquicios de libertad para volcarse al mundo y traer del mundo las mejores ideas, los mejores libros, todos los grandes logros de la vanguardia. Por eso venían los españoles a Barcelona. Porque aquí los aires eran ya los de Europa. Es decir, los de la democracia y la civilización.

Aquí, en esa Cataluña se reunieron, después de haberse dado la espalda desde la guerra civil, los escritores españoles y los escritores latinoamericanos. Aquí, yo he visto llegar a Barcelona a muchachas y muchachos de toda América Latina, con vocaciones artísticas y literarias, que venían porque aquí había que estar si uno quería triunfar en el mundo de las artes, del pensamiento, de la literatura. Venían aquí como nosotros en las generaciones anteriores íbamos a París. Queremos que Barcelona, que Cataluña, vuelvan a ser la capital de la cultura de España.

Queridos amigos. España es un país antiguo. Cataluña es un país antiguo. Hace 500 años sus historias se juntaron y se juntaron con las historias de vascos, de gallegos, de extremeños, de andaluces, etcétera. Para crear esa sociedad multicultural y multilingüística que es España. Ahora, desde hace 40 años, además de recuerdo de un pasado grandioso y a veces trágico, España es también una tierra de libertad, una tierra de legalidad. Eso el independentismo no lo va a destruir.

Se necesita mucho más que una conjura golpista de los señores Puigdemont y Junqueras, y de la señora Forcadell, para destruir lo que han construido 500 años de historia. No lo vamos a permitir. Aquí estamos ciudadanos pacíficos, que creemos en la coexistencia, que creemos en la libertad. Vamos a demostrarles a esos independentistas minoritarios que España es ya un país moderno, un país que ha hecho suya la libertad y que no a va a renunciar a ella por una conjura que quiere retrocederlo a país tercermundista.

Esta manifestación supera todo lo que los más optimistas organizadores consideraban. Es la demostración maravillosa de que en Barcelona, de que en Cataluña, como en el resto de España, están por la democracia, por la legalidad y por la libertad.

¡Viva la libertad! ¡Visca Catalunya! ¡Viva España!"