El misterioso caso de las hermanas Lyon, que conmovió a Estados Unidos, resuelto gracias a una confesión 42 años después

Sheila y Katherine Lyon desparecieron en Washington sin dejar rastro en 1975 cuando fueron con unas amigas a un centro comercial cercano a su casa

por Tu otro diario /


Las hermanas Sheila y Katherine Lyon, de 12 y 10 años de edad, salieron de su casa de Kensington (un suburbio de Washington) una tarde de 1975. Iban al centro comercial a dar un paseo y comer con amigas y le dijeron a su madre que regresarían a las 4 de la tarde. Nunca volvieron. Se esfumaron sin dejar rastro. Sus cuerpos nunca fueron hallados.

Cordon Press

Las hermanas Lyon desaparecieron en 1975. (Cordon Press)

El misterioso suceso, bautizado como el ‘caso de las hermanas Lyon’, supuso una conmoción en la sociedad estadounidense de la época y ha obsesionado a la policía de la región durante décadas. Según el Washington Post “se convirtió en un evento clave para miles de personas a las que convenció de que el mundo ya no era tan seguro como creían”

Hoy, 42 años después, un hombre ha confesado su implicación en el secuestro y asesinato de las tristemente célebres hermanas. Sin embargo, aún quedan muchas dudas por resolver…

Lloyd Welch, de 60 años, preso en una cárcel de Delaware por abusos sexuales a otra menor, confesó tras una complicada investigación y una decena de interrogatorios haber participado en el secuestro de las pequeñas. Welch ha llegado esta semana a un acuerdo con la fiscalía en el que acepta una condena de 48 años por el crimen. Sumada a las condenas que ya tiene impuestas y a su edad es improbable que vuelva a ver la luz. 

La familia de las pequeñas, que durante años ha vivido torturada por la desaparición,  encuentra por fin algo de consuelo en saber al menos parte de lo que pasó, y ha hecho tras el veredicto una declaración pública en la que agradeció la labor de las fuerzas policiales: “Durante los últimos dos o tres años han tratado a Sheila y Kate como si fueran sus propias hermanas o hijas. Ha sido mucho tiempo. Estamos cansados y solo queremos irnos a casa”.

El caso de las hermanas Lyon llevaba años en un callejón sin salida, pero dio un vuelco cuando en 2013 detectives del condado de Montgomery, en Maryland, decidieron reabrir la investigación del caso como si nunca se hubieran realizado pesquisas. Revisaron los archivos de la época y encontraron algo que les llamó la atención: la declaración de un joven que aseguró en aquel entonces a un guarda del centro comercial haber visto cómo secuestraban a las pequeñas.

El joven había sido en su día interrogado, pero los detectives de la época desecharon su testimonio por inconsistente. Y ahí se quedó su relación con el caso. No obstante, los investigadores que estaban revisando el caso comprobaron que esta misma persona se había visto implicada en numerosos delitos después. Y descubrieron que, de hecho, se encontraba preso en una cárcel en Delaware por abusos a una menor. Era Lloyd Welch.

Cuando le visitaron, Welch desde el principio admitió haber estado en el centro comercial la tarde en la que desaparecieron las pequeñas. Y cuando le preguntaron qué les había pasado dijo que fueron “secuestradas, violadas y quemadas”. 

Con todo,  a los investigadores les costó más de una decena de interrogatorios lograr una confesión completa. Finalmente admitió haber participado en su secuestro. No así en su muerte… El testimonio de Welch deja extremos sin aclarar porque implica a otras dos personas, su padre y su tío. 

Según su versión las niñas fueron trasladas a una casa familiar donde fueron encerradas en un sótano por su padre y un tío suyo, quienes serían los responsables de las muertes y la posterior desaparición de los restos. Pero el padre de Welch falleció en 1998 y su tío, tras ser investigado, ha quedado libre de cargos.