La OCDE alerta de la brecha de género en España de las carreras universitarias

Las españolas tienen una gran presencia en titulaciones relacionadas con el sector educativo y el de salud, mientras que ellos siguen liderando los sectores de las tecnologías, ingenierías y las matemáticas

por EFE /


España debe reducir la brecha de género existente al escoger las área de estudio, ya que la proporción de mujeres en Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) fue tan solo del 12 % en 2015 (19 % media de la OCDE) mientras están muy presentes en sectores como los de la educación y la salud.

Lo afirma la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico en su último informe "Panorama de la Educación 2017: indicadores de la OCDE", donde recuerda que los estudios superiores -enseñanza universitaria y Formación Profesional de grado superior- sobre Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (STEM) se consideran clave para el crecimiento económico y la innovación.

El 35 % de los jóvenes españoles entre 25 y 34 años no alcanza el nivel de educación secundaria superior (EFE).

El 35 % de los jóvenes españoles entre 25 y 34 años no alcanza el nivel de educación secundaria superior (EFE).

"Los estudios de educación superior relacionados con las ciencias se ven recompensados en el mercado laboral, aunque las áreas de estudio se hallan condicionadas en gran medida por las diferencias de género en España y en los países de la OCDE", concluye este organismo internacional.

Al igual que en la mayoría de países de la OCDE, las españolas tienen poca presencia en los estudios de STEM y, en cambio, una presencia "desproporcionada" en carreras relacionadas con el sector educativo (España, 79 %; OCDE, 78 %) así como en salud y bienestar (España, 72 %; OCDE, 75 %).

No obstante, a pesar del sesgo de género, el 30 % de los españoles que siguieron estudios superiores en nuestro país cursaron alguna de las áreas STEM, una de las proporciones más elevadas entre los países de la OCDE.

El informe también recuerda que "cuanto mayor es el nivel educativo alcanzado, mayores son las perspectivas de empleabilidad y menor es el riesgo de desempleo".

Y en España, el 35 % de los jóvenes entre 25 y 34 años no alcanza el nivel de educación secundaria superior, una de las tasas más elevadas entre la OCDE.

Asimismo, España presenta una baja proporción de jóvenes entre las citadas edades matriculados en programas de Formación Profesional y capacitación laboral en comparación con otros de la OCDE (12 % frente a 26 %), pese a que aquellos con dicha titulación tienen una tasa de ocupación del 74 % frente al 63 % con una titulación general.

Respecto a la tasa de alumnos entre 18 y 24 años escolarizados en 2016, en España era del 58 %; un 18 % de ese grupo no estaba escolarizado pero sí trabajando; y un 23 % ni trabajaba ni estaba escolarizado (ninis). Esos datos en los países de la CODE eran: 52 %, 32 % y 15 %, respectivamente.

En cuanto a la tasa de desempleo de jóvenes adultos que no han completado la educación secundaria, en España es del 30 % (17 % OCDE) frente al 20 % que la han terminado (9 % OCDE) y el 16 % (6 % OCDE) que tienen educación superior.

El documento ha fijado también que los países con programas de Formación Profesional, aprendizaje y capacitación laboral "bien asentados" han demostrado ser más efectivos en paliar el desempleo juvenil.

POCOS ALUMNOS EN FP Y MÁS 'NINIS'

En España, los jóvenes adultos entre 25 y 34 años cuyo nivel educativo más alto se corresponde con un programa de formación profesional de grado superior tienen una tasa de empleo superior (74%) que aquellos con una cualificación general (63%). Las tasas medias en los países OCDE son del 80% y del 70% respectivamente. Pese a esto, España tiene una de las tasas más bajas de matriculados en FP de la OCDE.

El porcentaje de alumnos en España de entre 18 y 24 años que permanecía escolarizado en 2016 era del 58% (OCDE 52%). El 18% de este grupo de edad (OCDE 32%) no estaba escolarizado, pero sí trabajando, y un 23% ni trabajaba ni estaba escolarizado en ningún programa educativo o de formación (OCDE 15%). Este último dato se mantiene e incluso crece respecto al informe anterior, donde la proporción de este colectivo era del 22,8%.

La OCDE también ha analizado en esta ocasión las horas de trabajo del profesorado en los centros públicos, concretando que en España los docentes dedicaron (2015) menos horas netas de enseñanza y menos tiempo total de trabajo que la media de la OCDE y la UE.