El padre del hombre abatido en el aeropuerto de Orly niega que fuera terrorista

Su hermano y su primo siguen arrestados para ser interrogados. “Estoy aquí para morir por Alá”, fueron las últimas palabras del atacante antes de abalanzarse hacia la militar

por EFE/Tu Otro Diario /


El padre y el hermano de Ziyed Ben Belgacem, el hombre abatido en el aeropuerto de Orly tras robar el arma a una militar, fueron detenidos a lo largo de la jornada de ayer mientras que el primo, que había pasado la noche anterior con el agresor, se presentó de forma voluntaria en la comisaría, según indicó el fiscal de París, François Molins.

RELACIONADO: El atacante actuó bajo los efectos de las drogas y el acohol

orlyatacante

Imagen del agresor (Reuters)

 

"Mi hijo nunca fue un terrorista. Nunca rezó y bebía alcohol. Y bajo el efecto del alcohol y del cannabis pasó lo que pasó", declaró el padre de Belgacem tras salir de su interrogatorio. 

Los investigadores aún tratan de determinar las motivaciones del atacante, de 39 años y nacido en París, quien tras disparar a una agente en un control de policía en el norte de la capital francesa se trasladó el aeropuerto donde agredió y arrebató el arma reglamentaria a una soldado del dispositivo antiterrorista.

RELACIONADO: Hollande manda un mensaje tranquilizador a la población

Tras haber disparado a la policía, según el fiscal, Belgacem llamó a su padre y a su hermano y les dijo: "He hecho una tontería, he disparado a un policía".

terminalorly

En el aeropuerto se vivieron momentos de tensión (Reuters)

 

En el registro del domicilio del agresor, en la localidad de Garge les Gonesse, la misma en la que disparó contra la agente, se encontró una pequeña cantidad de cocaína.

Belgacem, que tenía antecedentes penales por robo a mano armada y por tráfico de estupefacientes, había sido vigilado por los servicios de inteligencia franceses por su radicalización durante una estancia en prisión.

Sin embargo, un registro de su domicilio en 2015 no dio como resultado ningún signo preocupante, por lo que no fue fichado por los servicios de inteligencia.

Durante el forcejeo que mantuvo con la soldado en el aeropuerto de Orly afirmó a los otros dos miembros de la patrulla: "Tiren las armas, estoy aquí para morir por Alá, de todas formas va a haber muertos". Posteriormente, fue abatido.

El pasado 3 de febrero, tres militares de la misma operación antiterrorista fueron agredidos con un arma blanca por un hombre en las inmediaciones del Louvre al grito de "Alá es grande".