La faceta más humana y desconocida de Rita Barberá

Era periodista y funcionaria, no estaba casada, adoraba a sus sobrinos y conservaba amistades del colegio donde estudió

por Tu otro diario /


Su repentino fallecimiento hoy en Madrid ha causado conmoción porque Rita Barberá era una mujer muy conocida, pero hay muchos detalles de su vida que no son tan públicos como su carrera política.

La mujer que estuvo 24 años al frente de la Alcaldía de Valencia era hija de Carmen Nolla, heredera de la empresa de cerámica Fábrica de Mosaicos Nolla, y de José Barberá Armelles, periodista y político valenciano en la época franquista.

GTRESONLINE

Rita Barberá, en 2001, cuando acudió a Roma a una audiencia con el entonces Papa Juan Pablo II (GTRESONLINE).

José Barberá fue corresponsal en Roma de El Siglo Futuro, trabajó en el diario Levante, en 1940 fue director de El Correo Gallego, y en 1953 dirigió el periódico La Jornada fundado por el Movimiento Nacional en 1941. Fue presidente de la Asociación de la Prensa valenciana durante 30 años y concejal del Ayuntamiento de Valencia.

RELACIONADO: El pésame de Mariano Rajoy: 'Estoy profundamente apenado'

Rita Barberá se licenció en Ciencias Políticas, Económicas y Empresariales por la Universidad de Valencia y en Ciencias de la Información en la rama de Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.

Como periodista trabajó en Radio Valencia y como redactora de tribunales y urbanismo en el Levante y dicen quienes la conocieron que cuando era joven lo que más le gustaba era jugar al dominó en el Casino Monte Picayo.

GTRESONLINE

La exalcaldesa, durante la boda de Don Felipe y Doña Letizia, en 2004 (GTRESONLINE).

En 1973, cuando tenía 25 años, fue declarada 'Musa del Humor' en un concurso literario llamado Olimpiada del Humor.

Era funcionaria de carrera, ya que ganó por oposición una plaza en el extinguido cuerpo especial de economistas sindicales.

RELACIONADO: Acababa de declarar ante el Tribunal Supremo

Siempre con su característico collar de perlas al cuello, Rita Barberá era una mujer de fuerte personalidad y arraigadas costumbres. Fue la primera alcaldesa de España que el 1995 ofició una boda civil. Ella, sin embargo, nunca se ha casado, pero es una mujer muy familiar. Estaba muy unida a sus padres, a sus tres hermanas y a sus sobrinos, a los que adoraba.

GTRESONLINE

Navegando junto al Rey Juan Carlos y a Francisco Camps, entonces presidente de la Comunidad Valenciana, en 2006 (GTRESONLINE).

Conservaba amistades del colegio religioso Domus, donde estudió, y era una mujer de costumbres fijas que no solía viajar a menudo, más allá de sus obligaciones políticas en campañas electorales o a Madrid, a reuniones del partido o a los plenos del Senado.

En el pregón de las Fallas de 2015, poco antes de dejar su cargo como alcaldesa, protagonizó una anécdota por la que será recordada y que se debe a que, aunque poseía nociones de valenciano, no era una experta.

La entonces alcaldesa cometió algunos errores gramaticales, pero el más célebre de todos fue el 'caloret', que alimentó numerosos memes y bromas por las redes sociales, ya que esta palabra existe en valenciano, pero en femenino 'caloreta'.