Las plantas crecen más globalmente pero no compensan el aumento de CO2

El crecimiento global de las plantas ha aumentado ligeramente en los últimos 30 años, pero investigadores de la Universidad de Montana (EE.UU.) demuestran que no tanto como algunos científicos predijeron.

por Tu otro diario /


El ex estudiante de doctorado Bill Smith y los profesores Cory Cleveland, Ashley Ballantyne y Steve Running estudiaron la relación entre el dióxido de carbono en la atmósfera por las emisiones humanas y un aumento correspondiente en la vida de las plantas, y compararon sus resultados con los modelos existentes. El estudio ha sido publicado en la revista Nature Climate Change.

El dióxido de carbono aumenta el crecimiento de la planta, y las plantas absorben dióxido de carbono atmosférico. El equipo comparó las mediciones de productividad de la planta estimados por los modelos con los medidos por satélites.

Llegaron a la conclusión de que los modelos actuales sobreestimaron la capacidad de las plantas para compensar las crecientes emisiones de gases de efecto invernadero, lo que sugiere que la capacidad de la Tierra para tomar futuras emisiones de dióxido de carbono puede ser menor a lo que se pensaba.

"Los modelos del sistema Tierra actuales asumen que el crecimiento vegetal mundial proporcionará el enorme beneficio de compensar una parte significativa de las emisiones de CO2 de la humanidad, y nos otorga así un tiempo muy necesario para reducir las emisiones", dijo Smith.

"Por desgracia, nuestras estimaciones basadas en la observación del crecimiento mundial de la vegetación indican que el crecimiento de la planta no puede comprarnos tanto tiempo como se esperaba, por lo que la acción para reducir las emisiones es tanto más urgente", dijo.

selva

Los autores identifican dos factores importantes que podrían impulsar la divergencia entre los resultados basados en satélites y resultados basados en modelos: la disponibilidad de agua y la disponibilidad de nutrientes. Los datos de satélite indican que las condiciones climáticas más cálidas resultantes del aumento de dióxido de carbono en la atmósfera puede aumentar el estrés de agua de la planta, hasta contrarrestar cualquier efecto positivo de dióxido de carbono. Además, la limitada disponibilidad de nitrógeno y fósforo en el medio ambiente también podría limitar la capacidad de las plantas para absorber dióxido de carbono adicional.

Estos hallazgos indican que los modelos climáticos actuales no predicen con exactitud el futuro crecimiento de las plantas y sugieren que los objetivos de emisiones basados en estos modelos pueden tener que ser reevaluados. Los autores recomiendan una mejor integración entre los modelos vía satélite y sobre el terreno.