Cultura » Música » Música clásica

El pianista español Régulo Martínez-Antón afianza su carrera en EE.UU.

Pianista español Régulo Martínez-Antón afianza su carrera en EE.UU.

Temas relacionados

Noticias

 

El éxito del pianista español Régulo Martínez-Antón, que logró un cupo en la prestigiosa Escuela de Artes Escénicas de Colburn, en Los Ángeles, ha servido para que más compatriotas prueben suerte en Estados Unidos y para afianzar su carrera después de recorrer varios países.

 

"Yo fui el que abrió un poco la brecha", dijo a Efe Martínez-Antón, quien recordó que fue el primer español en ser aceptado en ese conservatorio, cuando en 2006 se abrieron cuatro cupos.

 

Aunque explica que su llegada a la ciudad angelina no fue "amor a primera vista", reconoce que Colburn le facilitó la inmersión "enormemente" y que ha logrado exprimir al máximo su paso por esta academia hasta convertirse en profesor asistente del conocido pianista estadounidense John Perry.

 

Procedente de una familia de médicos, este madrileño viajó a los 18 años a Austria, donde recibió las bases de su formación musical y aprendió a lidiar con la soledad.

 

Ocho años después, y tras graduarse como pianista concertista de la Universidad de Música, en Graz, se trasladó a Toronto (Canadá) para incorporarse al Conservatorio Real de Música de la Escuela de Glenn Gould.

 

"Cada ciudad o cada profesor que he tenido me ha aportado cosas muy diferentes, pero todas han sido piezas fundamentales", aseguró el pianista.

 

A sus 37 años, ha recibido numerosos galardones, entre ellos el de la Sociedad de Amigos de la Música Mosel-Eifel, el Irene Bradshaw Poole, y el Tosia Berlin, todos en Alemania.

 

Además ha realizado grabaciones musicales para Radio Nacional de España, la austríaca ORF y para diversas emisoras de radio y cadenas televisivas de Estados Unidos, Canadá y Eslovenia.

 

Su carrera en el extranjero le ha dejado también momentos memorables, como su participación hace dos años en un recital en El Escorial, de Madrid, y otro en Caracas (Venezuela), donde conoció a José Antonio Abreu, impulsor del Sistema de Orquestas Juveniles e Infantiles de ese país.

 

"A cualquier niño se le han dado instrumentos, se le han proporcionado clases de música", dijo el pianista al elogiar a Abreu, cuyo proyecto fue merecedor del Premio Príncipe de Asturias de las Artes 2008.