Teresa Romero llora al conocer que su perro Excálibur ha sido sacrificado

Teresa Romero llora al conocer que su perro Excálibur ha sido sacrificado

 

- Salvo por esta noticia, la auxiliar se encuentra mejor de ánimo, bromea con sus compañeros y ha enviado un mensaje de amor a su marido  

 

- Seguirá aislada hasta que no haya virus en sus fluidos y no contagie



 

Teresa Romero, la auxiliar de enfermería que ha logrado superar el ébola, ya sabe que su perro Excálibur ha sido sacrificado. Javier Limón, que permanece ingresado en observación en la quinta planta del hospital Carlos III, se lo comunicó a su mujer el martes por teléfono aprovechando la buena noticia de que el resultado de los últimos análisis han ratificado que ya está libre del virus.

 

"Los dos se han puesto a llorar, pero parece que lo ha encajado mejor ella que Javier, que se ha desmoronado cuando se lo ha dicho", ha contado Teresa Mesa. Más allá de esta doloroso momento para la pareja, la portavoz de la familia ha señalado que están "muy contentos" por los resultados de las pruebas y los médicos han adelantado a Javier Limón que hasta el lunes o martes de la próxima semana no será dado de alta.

 

Mientras llega el momento de abandonar el hospital, Romero, está mejor de ánimo, es capaz de incorporarse y aunque habla telefónicamente con su marido, también le ha transmitido a través de una compañera del equipo que la atiende un mensaje de amor.

 

Así lo comentó noche Teresa Mesa, en una entrevista en el programa "La otra red" de Cuatro, en el que añadió que Romero es capaz incluso de gastar alguna broma al equipo médico que se ocupa de su atención. "Por favor dadme agua porque el ébola no me ha matado, pero me vais a matar de sed" ha llegado a decir la paciente.

 

"Está mejor de ánimo, es capaz de estar incorporada, de colocarse determinadas cosas como el oxígeno", incluso "a ratos está sin el oxígeno y es capaz de respirar por ella misma". Teresa Mesa ha afirmado en la entrevista que "creemos que ha pasado todo, ella es una luchadora, contábamos con eso, Teresa siempre lo ha sido".

 

Una vez que ha detallado el estado de ánimo de la enferma la portavoz familiar ha afirmado que "ahora tiene que empezar la lucha" ya que después de la salud de Teresa ahora Javier va a empezar la lucha "política" y de "justicia". La portavoz ha aclarado que "no nos damos por satisfechos" con las disculpas del consejero de Sanidad de Madrid, Javier Rodríguez.

 

"No sirven. Es un lavado de imagen que quiere hacer este señor y eso tenía que haberlo hecho antes" ha afirmado para añadir que solamente se sentirán satisfechos si dimite. Ha señalado que ahora arranca una batalla judicial por haber hecho las declaraciones que hizo sobre Teresa. "Ha faltado a su honor, a su profesionalidad y a la imagen de Teresa", ha sostenido Mesa.

 

"Nos valdría su dimisión pero nos valdría más que el Gobierno lo expulsara directamente, que lo cesen, y a la ministra, por supuesto" por la falta de protocolo ya que, según Mesa, "ha sido todo un desacierto, un desatino y un no dar la cara". Teresa Mesa ha señalado al final de la entrevista que Romero y su marido Javier Limón "todavía están esperando a que les visiten y a que les llame (el presidente del Gobierno) Rajoy, porque estuvo allí para hacerse la fotografía".

 

Permanecerá aislada hasta que no haya restos de virus

 

Este miércoles, la sanitaria se ha mostrado contrariada por la decisión del equipo médico que la atiende en el Hospital Carlos III de Madrid de mantenerla aislada hasta que los análisis de los fluidos corporales confirmen que no hay restos de virus y ya no pueda contagiar. "Se lo ha tomado mal", ha dicho Mesa, porque "se había hecho a la idea que de iba a salir" de la planta de aislamiento.

 

Más allá de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el jefe de la Unidad de Enfermedades Infecciosas del Carlos III, José Ramón Arribas ha señalado que han decidido "optar por la máxima prudencia".

Respecto a la localización de la auxiliar dentro del hospital, el doctor ha dicho que pertenece a la intimidad de la paciente, y ha insistido en que se están adoptando "las medidas de precaución más altas que las que se toman en otros países".

 

Preguntado sobre la evolución del estado de salud de Teresa, una vez libre del virus del ébola, Arribas ha señalado que "una infección grave siempre requiere bastantes días hasta recuperar el estado de salud previo". Ha explicado además que la cuarentena a la que serán sometidas las personas que están atendiendo a la auxiliar empieza "en el mismo momento en que se determine que no hay posibilidad de contagio en los fluidos".

 

Por otra parte, entre mañana y el viernes se espera que reciban el alta cinco de los quince contactos de Romero, que permanecen en observación en el Carlos III. Se trata de las dos peluqueras que depilaron a la auxiliar, una amiga de Teresa, una limpiadora del centro de salud de Alcorcón y una doctora. Entre el lunes y el martes de la próxima semana podrían abandonar el hospital el resto de los contactos, entre ellos, el marido de Romero, Javier Limón.