La robótica colaborativa impulsa la cuarta revolución industrial

El auge de las robóticas, que permiten que éstos compartan el entorno con los operarios humanos, promete mejoras significativas desde el punto de vista de la productividad y la personalización de producto

por EFE /


La digitalización, la simplificación de procesos o la colaboración entre robots y personas han sido los temas clave que se trataron en la jornada sobre robótica colaborativa y sus retos en la industria 4.0. que se ha celebrado esta semana en la Universidad Pontificia Comillas de Madrid. El acto ha contado con la participación del director de la Unidad de Negocio de Robótica de ABB, Sergio Martín, y del miembro del Consejo Directivo de euRobotics y presidente del Consejo de Ciencia y Tecnología de la Comunidad de Madrid, Carlos Balaguer.

Robot

La robótica siempre ha mejorado los procesos productivos en cuanto a productividad o flexibilidad (EFE)

 

Martín ha hecho especial hincapié en que la robótica colaborativa es una herramienta que promueve la productividad, ya que "un operario con un robot colaborativo es mucho más productivo que solo, o mucho más productivo que un robot solo". Esto se debe a que el robot puede "preparar la información o el material de producción mientras que el artesano -quien conoce de verdad lo que hay que producir- trabaja sobre esa pieza, multiplicando de esta manera la productividad", ha explicado Martín. De este modo, ha asegurado que el robot puede participar en tareas fuera de los entornos productivos, "donde no es necesario producir algo con el robot sino que puede acompañar, ayudar, o cumplir otras tareas que no son solamente la producción".

Martín ha comentado que "la robótica siempre ha mejorado los procesos productivos en cuanto a productividad o flexibilidad", destacando que últimamente "también entra en los procesos de calidad: robots capaces de hacer una foto en tres dimensiones, de captar la información y además de analizar si se ha producido correctamente o no". Tras presentar las tendencias observadas en este campo por ABB, Martín ha informado acerca de la necesidad de que la robótica "sea segura en sí misma, como por ejemplo Yumi, "un robot colaborativo, nacido en la era digital y flexible". Actualmente, "a Yumi lo vemos en diversos sectores como en la industria del automóvil -que supone la mitad de la industria róbotica en España-".

Por su parte, Balaguer ha destacado el potencial de esta tecnología para optimizar la industria del futuro, ya que "son muchos los procesos industriales que podrían mejorar dado que los procesos manufactureros tradicionales están bastante automatizados, pero otros procesos en los cuales se necesita un alto nivel del colaboración, tanto de robots, como de humanos, como de máquinas".

Para el presidente del Consejo de Ciencia y Tecnología de la Comunidad de Madrid, "la robótica futurista irá a una convivencia humano-robot", y para ello "hay que superar muchos problemas tecnológicos, pero también una serie de temas que forman parte de esta futura sociedad robótica como la seguridad, los temas legales, o los problemas económicos".

El auge de las robóticas colaborativa y móvil, que permiten que los robots compartan el entorno con los operarios humanos, promete mejoras significativas desde el punto de vista de la productividad y la personalización de producto.