Siete ‘Tierras’ en otra estrella: cinco claves del histórico descubrimiento de la NASA

La NASA hizo ayer un anuncio sin precedentes: un equipo de científicos ha descubierto un sistema estelar con hasta siete planetas rocosos que podrían albergar agua y, con ella, vida

por Tu Otro Diario / Agencias /


La expectación era enorme y el anuncio lo merecía: un equipo internacional de astrónomos ha revelado el descubrimiento de un sistema planetario a 40 millones de años luz en el que siete planetas similares a la Tierra podrían albergar alguna forma de vida.

La importancia del hallazgo es tal que la resaca científica durará varios años. Y no son pocas las voces que se alzan pidiendo un Nobel. 

Desgranamos las claves de este hito científico: 

Planetas ‘habitables’: Los siete planetas descubiertos son similares a la Tierra porque son de composición rocosa y de un tamaño similar. Los científicos piensan que al menos varios de ellos podrían tener agua, el principio de la vida. Tienen una temperatura de entre 0 y 100 grados. Está por determinar si poseen además atmósfera, otro de los elementos importantes para facilitar la aparición de vida.

NASA

Ilustración que recrea el sistema planetario hallado. (NASA)

Una estrella diferente: Los cuerpos recién descubiertos giran en órbitas planas y ordenadas alrededor de Trappist-1, una estrella enana ultrafría con un brillo cerca de mil veces menor al del Sol. Aunque este tipo de estrellas son más pequeñas y más frías que nuestro Sol duran muchos más años: cuando nuestro Sol se apague Trappist-1 todavía tendrá una larga vida por delante.

No estamos solos: Que una enana marrón como Trappist-1 tenga un sistema planetario multiplica las opciones de vida fuera la Tierra: hay muchas más enanas marrones que estrellas como el Sol, aunque solo una pequeña parte tuvieran sistemas con planetas ‘habitables’ estaríamos ya hablando den una elevada probabilidad. Fue uno de los aspectos subrayados por los investigadores durante la presentación.  "En unos años sabremos mucho más sobre estos planetas y esperamos saber si hay vida en el plazo de una década", dijo Amaury Triaud, investigador de la Universidad de Cambridge (Reino Unido).

¿Cómo lo han descubierto? En 2010, el grupo de investigadores liderado por  Michaël Gillon, del Instituto STAR en la Universidad de Lieja (Bélgica), comenzó a escudriñar la vecindad del Sistema Solar con el telescopio robótico TRAPPIST (Telescopio Pequeño para Planetas en Tránsito y Planetesimales), ubicado en Chile. El prometedor descubrimiento inicial de la estrella TRAPPIST-1 permitió a los investigadores enfocar el telescopio espacial Spitzer de la NASA hacia ese punto durante 20 días sin interrupción.

A partir de esas observaciones y las de otros telescopios terrestres recogidas durante años, se han recopilado evidencias de 34 tránsitos de cuerpos frente a la estrella, que atribuyen a las órbitas de siete planetas.

Contribución española: Entre los telescopios que han participado en la recopilación de datos para hacer posible el descubrimiento ha participado el William Herschel, ubicado en la isla canaria de La Palma. 

NASA

La NASA cree que este podría ser el aspecto del planeta Trappist 1-f. (NASA)