Estás leyendo

El bonito gesto de los vecinos de Samantha, una niña de 2 años, que aprenden lengua de signos para poder hablar con ella

1/2