La tierna historia de amor de Maryanne y Tommy, ambos con síndrome de Down, que llevan 22 años casados