El ambicioso proyecto de un empresario: llevar un iceberg desde la Antártida a los Emiratos Árabes

El bloque de hielo proporcionaría al país agua fresca y potable

por Desconecta /


Abdulla Alshehi, un inventor y empresario emiratí, quiere transportar un iceberg desde la Antártida hasta los Emiratos Árabes Unidos para proporcionar al país agua fresca y potable, además de fomentar el turismo, aumentar la lluvia en la región y disminuir el impacto ambiental de la desalinación que "mata peces y vida marina en el Mar Arábigo". Alshehi lleva trabajando en este proyecto alrededor de seis años y según indica en una entrevista recogida por 'Euronews', aunque aún no tiene fecha preestablecida de traslado, sí se realizará una prueba similar que permita probar la viabilidad de esta iniciativa. Esta comprobación tendrá lugar a lo largo del 2019 con un iceberg más pequeño que será trasladado en un remolque a Ciudad del Cabo (Sudáfrica) o Perth (Australia).

iceberg_gtres

Imagen de archivo de un iceberg (Gtresonline).

Una vez comprobada la viabilidad, el iceberg que pasará a formar parte del Golfo Pérsico será seleccionado por satélite y podría medir 2 kilómetros de largo por 500 metros de ancho. En su viaje se utilizará un 'cinturón' de metal para disminuir la agresión que pueda sufrir aunque según estiman, la gran placa de hielo podra perder "hasta el 30% de su masa antes de llegar a las cálidas aguas árabes".

¿Cómo se mantendrá el iceberg una vez trasladado?

Según indica el empresario, el iceberg estará situado a lo largo del golfo Pérsico, lugar donde la temperatura anual es de 26 grados y se debe actuar "rápido" para recolectar el agua dulce antes de que se derrita. "Comenzaremos el proceso de recolección de inmediato y esperamos que nos lleve de dos a tres meses", asegura Alshehi.

En ese sentido, otra de las medidas previstas que impedirán que se derrita rápidamente es la profundidad a la que se encontrará la gran placa de hielo en el mar Arábigo. "La profundidad de este iceberg, que se encontrará a 300 metros de profundidad en el mar" disminuirá la velocidad de derretimiento ya que "cuanta más profundidad, más fría está el agua".

Según relata, a pesar de las respuestas de los "escépticos" que indican que la idea "no funcionará", los Emiratos responden: "Fue un shock para todo el mundo y, por supuesto, es un reto. Pero creemos que con la ayuda de la tecnología actual lo superaremos ".