PROTAGONISTAS

La increíble proeza de Julia, que ha ganado el oro en carreras de atletismo... ¡a sus 103 años!

El año pasado estableció la mejor marca mundial en una de las competiciones. Confiesa que la clave de su éxito está en permanecer siempre activa

por Tu otro diario /


Se llama Julia Hawkins, tiene 103 años y recibe el apodo de ‘Hurricane’, (Huracán). A su edad acaba de ganar la medalla de oro en una competición de carreras para personas mayores. Ha sido en los Juegos Senior 2019, celebrados en Albuquerque, Nuevo México, y ha conseguido el oro en los 50 y 100 metros. La asociación sin ánimo de lucro que administra estos juegos indicaba que era la competidora de más edad en Estados Unidos. Y ella afirmaba en declaraciones recogidas por 'ABC News', que “estoy encantada de haberlo hecho tan bien como lo hice”, aunque reconocía que no estuvo tan bien como en otras ocasiones. “No sé si es porque soy mayor o si tal vez fue la atmósfera”, puntualizaba.

juliaviral2

Julia (izquierda) ha batido récords en las pistas de atletismo a sus 103 años (Cordon Press).

Julia es una corredora que ya conoce lo que significa alcanzar récords porque el año pasado estableció la mejor marca mundial en 100 metros en el grupo de su edad. La clave para conseguirlo cree que está en mantenerse muy activa. Tiene un terreno de 0,4 hectáreas y ahí trabaja todo el tiempo. “Tengo 30 arbustos de bonsái, algunos tienen 40 ó 50 años. Eso me mantiene ocupada”, contaba en declaraciones recogidas por 'The New York Times'.

RELACIONADO: Todos admiran a Sadao, que ha corrido una maratón a los ...¡88 años!

Cuando tenía 80 años competía en bicicleta y años más tarde sus hijos le sugirieron que empezara a correr. Considera que gracias a la bicicleta sus piernas están fuertes y no tiene dolores de rodillas, espalda o caderas. Lo único que tiene peor es la vista, algo que le preocupa.

juliaviral

La clave de su éxito está en permanecer siempre activa (Cordon Press).

Con varios nietos y bisnietos, Julia cuenta que guarda todas las medallas que ha ido ganando. “Mi esposo hizo una caja para que yo los guardara”. Le conoció en la universidad estatal de Louisiana y, mientras Murray estaba destinado en Honduras, ella trabajó como maestra. Fue después de sobrevivir al bombardeo de Pearl Harbour cuando le pidió matrimonio. Cuando se le pregunta si volverá a correr responde que “nunca se sabe”. Con su actitud en la pista pretende servir de inspiración a otras personas “para que estén sanas y para que se den cuenta de que todavía pueden hacerlo a esta edad”.