¡El equipo perfecto! Mark y su hija son bomberos y juntos son el claro ejemplo de lo que es trabajar en familia

Desde pequeña Shannon quería hacer lo mismo que su padre y a Mark le gusta trabajar juntos porque así pueden compartir experiencias

por Tu otro diario /


Mark Andrews tiene 44 años y durante 26 ha sido bombero. Su hija, Shannon, recuerda haberle visto cuando era pequeña con su equipo de trabajo. Desde entonces quería hacer lo mismo y reconoce, según se recoge en 'Inside Edition', que  “no tenía ninguna preocupación cuando se lo conté. Simplemente me acerqué a él y le dije: 'Quiero ser bombero'”. Shannon, que tiene 20 años, lleva ya 18 meses trabajando en la misma estación que el padre, quien explicaba que no hay ningún trato de favor con ella.

bomberospadrehija

Shanon y su padre son el equipo perfecto de trabajo (Captura de pantalla de 'Inside Edition').

Mark afirmaba que para su hija es lo mismo que “para cualquier otro miembro del grupo. Se trata de aprender de sus errores”. Cuando llegan al trabajo, son profesionales, “formamos parte de la misma tripulación, por lo que no somos familiares y amigos, solo es una tripulación unificada”, recalcaba. Para Mark el hecho de que su hija se haya decantado por hacer lo mismo es un alivio porque así alguien de su familia se enfrenta a tareas similares cada día.

RELACIONADO: La conmovedora conversación entre un policía y su hija en su último día de trabajo que se ha hecho viral

“Es bueno para mí poder compartir mis experiencias porque cuando llegas a casa después de una llamada de emergencia y hablas con tu familia, no entienden lo que has vivido ni a dónde has ido… pero Shannon está viviéndolo. Ella está experimentando lo que pasé a su edad y para mí es muy agradable”, explica.  La joven describe así lo que percibe en la gente cuando cuenta a qué se dedica: “siento mucha incredulidad. Soy joven, no parezco la más fuerte… Honestamente, no parezco el estereotipo de bombero, pero en realidad todo es técnica”.

bomberospadrehija2

Shannon siempre quiso dedicarse a lo mismo que su padre (Captura de pantalla de 'Inside Edition').

Considera que su experiencia puede servir de ejemplo a personas que se encuentren en una situación similar. En declaraciones recogidas por 'Ross Gazette' , decía que ser bombero no fue un proceso sencillo, ya que solo pesaba unos 54 kilos “y me llevó un tiempo aumentar la fuerza para pasar las pruebas físicas, lo que le suele ocurrir a los hombres y mujeres más pequeños”. Sin embargo, añadía, “sin desanimarme, entrené duro y desarrollé mi fuerza y técnica para poder aprobar”.  Aconseja a quien esté luchando que no se dé por vencido. “Si quieres algo lo suficiente, merece la pena pelear y estoy muy orgullosa de haberlo logrado”, concluía.