La admirable hazaña de Jayla, que con solo diez años salvó la vida de su hermana pequeña

Estaban jugando y la más pequeña se tiró a la piscina. A pesar de llevar flotador se quedó con la cabeza dentro del agua. Al darse cuenta de lo ocurrido, Jayla se tiró al agua y la sacó

por Tu otro diario /


Jayla y Kayli Dallis son dos hermanas que tienen 10 y 3 años, respectivamente. y hace unos días han vivido una experiencia que recordarán de por vida. Estaban jugando en la piscina del apartamento en el que viven en Atlanta cuando la pequeña se tiró al agua. Iba con un flotador de color verde pero se quedó con los pies hacia arriba y la cabeza dentro del agua. En el vídeo de seguridad se ve cómo Kayli intenta salir, sin conseguirlo. La angustia duró bastantes segundos y Jayla se dio cuenta de las dificultades por las que estaba pasando su hermana.

jylahermana

Jayla con su madre y su hermana pequeña Kayli (Captura de pantalla de 'Inside Edition').

Enseguida corrió hacia ella y se tiró al agua para sacarla de allí y salvarla. Así contaba lo sucedido en declaraciones a la cadena 'WBS-TV': “tuve que agarrarla por el pelo… era lo único que podía alcanzar porque casi tocaba el fondo. Pesaba, así que tuve que tirar del pelo, luego la cogí por la cintura y la levanté”. Cuando ya estaba fuera comenzó a realizarle reanimación cardiopulmonar, una técnica que había visto cómo se hacía en televisión.

RELACIONADO: La rápida reacción de Shailyn, de 9 años, le salvó la vida a su amiga y ahora todo el mundo la aplaude

Llegaron rápidamente los familiares y el personal del condominio. La policía no tardó en aparecer y Kayli fue trasladada a un hospital. En un primer momento los médicos no se mostraron muy optimistas, pero la pequeña ya se encuentra en casa. La madre, Daneshia, decía que había llorado de alegría “porque puedo ver a la niña dónde está ahora, en lugar de dónde estaba”.  Y, reconocía, según se recoge en insideedition.com., que se sentía feliz y orgullosa porque su otra hija hubiese actuado en el momento de más necesidad para Kayli: “estoy tan orgullosa de ella que ni siquiera sé qué hacer”, recalcaba agradecida.

Casualmente, el día que ocurrió todo Daneshia no estaba en la piscina y la tía de las niñas tampoco porque estaba cuidando a otros pequeños. A pesar de esta contrariedad aconseja a quien tenga niños en la piscina que no hay que quitar los ojos de encima. “No todos los flotadores son seguros. Ten cuidado. Cuida a tus hijos”, asegura.