PROTAGONISTAS

El sueño cumplido de dos veteranos de guerra: graduarse por fin... ¡a sus 95 y 85 años de edad!

Ambos recibieron una gran ovación de todos los asistentes por lo que han logrado

por Tu otro diario /


Se llaman Joe Perricone y Bill William Arnold Craddock, tienen 95 y 85 años, respectivamente, y con estas edades han podido cumplir uno de sus sueños de siempre. Ambos son veteranos y mientras Joe estuvo en la II Guerra Mundial, Bill sirvió en la de Corea. Debido a estos destinos ninguno pudo graduarse cuando les correspondía en la escuela secundaria. Joe se encontraba en una escuela de Tampa, Florida, cuando fue reclutado en 1943. En declaraciones a 'CBS 12', contaba lo ocurrido en aquellos días. Le dijeron “ve y sirve a tu país y sé un gran chico”.

graduacion

Joe Perricone y Bill William Arnold Craddock, tienen 95 y 85 años y por fin se han graduado (Captura de pantalla de CBS).

Ahora, su nieto, Thomas Palermo, se ha encargado de organizar todo para que estuviera en la ceremonia de graduación, celebrada hace pocos días. En la fiesta hubo, incluso, un momento en el que se honró su figura. “Nos gustaría dar la bienvenida a un invitado muy especial... Joe Perricone es un miembro de la clase de Hillsborough de 1943”, anunciaba el director Gary Brady, segundos antes de que se escucharan los aplausos de los presentes en el acto. Tal y como se ve en el vídeo publicado en 'People', el director continuaba sus palabras: “ha estado casado con su esposa durante 72 años... recibirá su diploma con la clase de 2019, 76 años después de su propio día de graduación”.

 

 

Gary lo exclamaba desde el escenario, en el que estaba junto a la hija y el nieto de Joe. Éste se levantó para agradecer la ovación de los asistentes a la ceremonia. Thomas, que es juez, reconocía que “significa mucho para nosotros que alguien a quien amamos por fin va a hacer realidad su sueño”.

RELACIONADO: La emotiva sorpresa a esta madre entregada que renunció a su graduación por ir a la de su hijo

Bill, por su parte, se unió a las fuerzas aéreas cuando tenía tan solo 16 años y ha sido también hace pocos días cuando ha podido graduarse. Se sentía expectante ante tal evento. Confesaba que ver a tantas personas en el acto le hizo sentirse bien. Y aprovechaba la ocasión para recomendar a sus compañeros de graduación, mucho más jóvenes, lógicamente, que estudien mucho, que aprendan todo lo que puedan y que sean buenos.