PROTAGONISTAS

¡Por los pelos! Nicole y Roger se dieron cuenta de que habían ganado la lotería dos días antes de que caducara el billete

Lo compraron en San Valentín del año pasado y tenía como fecha de caducidad el 5 de abril de este año

por Tu otro diario /


Nicole Pedneault y Roger Larocque son una pareja canadiense que compró lotería en 2018. Lo hicieron el día de San Valentín porque querían que fuera un regalo para ellos mismos. El sorteo se celebraba el 5 de abril de ese mismo año. Como quedaba tiempo para que se supiese el resultado se olvidaron de su compra. Y ahora, hace pocos días, ella se puso a buscar algunos objetos para dárselos a su nieto porque los quería para una presentación en el colegio. Eran de un viaje a Japón y estaban en unas cajas ya viejas. Entre ellas había un libro y se dio cuenta de que sobresalía algo.

ganadoresloteria_lotoquebec

Nicole Pedneault y Roger Larocque, con el premio de un millón de dólares (Loto Québec).

Lo cogió y comprobó que se trataba del billete de lotería. Contaba que, en ese momento, “lo primero que hice fue revisar la fecha de caducidad”, según se recoge en el programa 'Inside Edition'. Y, ¿cuál era? Un año, es decir, vencía el 5 de abril de este año. El billete estaba premiado con un millón de dólares canadienses (alrededor de 665.000 euros). La propia Nicole reconocía que tuvieron suerte de encontrarlo a tiempo.

RELACIONADO: Se convierte en millonario gracias a la lotería y se disfraza para que la familia y los amigos no lo reconozcan

Como solo quedaban dos días para que venciera el plazo reclamaron el premio y recibieron la cantidad. “Es como si mis piernas se hubieran convertido en gelatina y mi mente estuviera en otra parte”, decía ella al recoger el cheque.
Y añadía que “si mi nieto no hubiera pedido que me prestara esos artículos para su presentación, nunca hubiera encontrado el boleto a tiempo”, según recoge en el diario 'USA Today'. Desde la administración de lotería se indicaba que, efectivamente, el plazo para cobrar los billetes premiados es de un año y si nadie los reclama, se devuelven y se utilizan en sorteos posteriores.

A partir de ahora, Nicole y Roger quieren emplear lo ganado en su familia. Tienen cinco hijos y varios nietos. Incluso piensan en comprarse un coche nuevo.  Cuando se les pregunta si recuerdan el momento en el que compraron el billete, cuentan que salieron con unos amigos al casino de Montreal, y se hicieron con él. No querían regalarse flores ni chocolates en San Valentín… y al final… ¡acertaron con su regalo!