Una ola de solidaridad para salvar la vida del pequeño Oscar, un niño de 5 años con cáncer

Sus padres hicieron un llamamiento en las redes para conseguir donantes de células madre... ¡y se presentaron casi 5.000 personas!

por Ediziones /


Oscar Saxelby-Lee fue diagnosticado en diciembre de 2018 con un linfoma linfoblástico agudo de células T, un tipo de cáncer muy agresivo, que requiere de un tratamiento inmediato. Los padres de Oscar, Olivia Saxelby y Jamie Lee, reunieron todas sus fuerzas para lanzar un llamamiento en redes sociales con el objetivo de que conseguir personas que se registrasen como donantes de células madre.

pequenooscar_fb

Oscar, con sus padres en el hospital (Hand In Hand for Oscar/Facebook).

El llamamiento 'Mano a mano para Oscar' batió récords. Un total de 4.855 personas desafiaron las condiciones climáticas e hicieron cola a las puertas de la Escuela Primaria Pitmaston, cerca de Worcester, Reino Unido, durante este fin de semana para comprobar si eran compatibles con las células madre del niño de cinco años que necesita un donante urgentemente. DKMS, una organización benéfica que se encarga de las pruebas y los formularios de los donantes, ha confirmado que este es el mayor número de donantes en potencia que han registrado, explicando que el récord anterior en un evento de estas características fue de 2.200 personas.

donantescelulas

Un total de 4.855 personas desafiaron las condiciones climáticas e hicieron cola a las puertas de la Escuela Primaria Pitmaston (Europa Press).

La de Oscar es una carrera contra el tiempo. El niño necesita un trasplante dentro de los tres meses que dura su tratamiento de quimioterapia o sus posibilidades de supervivencia "disminuirán gravemente", tal y como explicó su familia. La "sonrisa descarada", la "valentía" y la "determinación" de Oscar es lo que, en palabas de Olivia, les da fuerzas para seguir adelante.

RELACIONADO: Gregg conmueve a las redes sociales por construir un iglú muy especial para sus hijos en silla de ruedas

La madre asegura que el miedo y la confusión les ha hecho más fuertes que nunca como familia. Desde el diagnóstico, Oscar ha pasado por cuatro sesiones de quimioterapia y 20 transfusiones de sangre en el Hospital de Niños de Birmingham. "Oscar es un niño divertido, cariñoso, enérgico, de cinco años, que merece vivir plenamente junto a otros soldados que luchan contra enfermedades tan horribles". "No solo necesita disfrutar de la vida normal que un niño debe vivir, ahora necesita que alguien más lo salve".