El bonito gesto de los vecinos de Samantha, una niña de 2 años, que aprenden lengua de signos para poder hablar con ella

La pequeña se sentía triste cuando intentaba hablar con ellos y no lo conseguía. Pero eso ha cambiado, ya que por fin pueden comunicarse

por Tu otro diario /


Samantha Savitz es una niña de dos años que es sorda. En Newton, Massachusetts, donde vive, es muy conocida porque le gusta hablar en lenguaje de signos con todo aquel con el que se encuentra. Su padre, Raphael, apuntaba que es muy simpática y que siempre está dispuesta para conversar. Su madre, Glenda, en declaraciones recogidas por la cadena norteamericana 'CBS', añadía que “su personalidad cambia cuando se trata de alguien que puede comunicarse con ella”.

samantha

La pequeña samantha de 2 años (captura de pantalla de 'CBS News').

La frustración de muchos de sus vecinos era notable porque veían que la pequeña intentaba hablar con ellos pero no lo conseguía. De hecho la pequeña se entristecía cuando se daba cuenta de que no la entendían. Algo tan sencillo como preguntarle qué tal le había ido el día o mantener una conversación básica como con cualquier otro niño, cuando se la encontraban de paseo o la veían en su jardín, no era posible. 

RELACIONADO: La inspiradora historia de Bernice, que consiguió salvar a una comunidad de Ghana con esta ingeniosa idea

Para solucionar esta situación los vecinos contrataron por su cuenta a un profesor que les enseñara el lenguaje de signos. Rhys McGovern, que así se llama, reconocía su sorpresa por esta decisión porque, según decía, hay ocasiones en las que incluso los padres que tienen niños con esta discapacidad auditiva no aprenden este lenguaje. 

vecinosaprendiendo

Los vecinos aprendieron la lengua con la ayuda de un profesor (captura de pantalla de 'CBS News').

Rhys explicaba que en este caso Samantha cuenta con “toda una comunidad que está comunicándose con ella y con su familia, y es una historia maravillosa”. También apuntaba que con esta actitud y este nivel de inclusión seguramente conseguirán hacer de la pequeña una niña más feliz.

Los padres cuentan que no hay palabras para expresar su agradecimiento por la iniciativa puesta en marcha por sus vecinos. Raphael y Glenda recalcan que es algo impactante y hermoso, y reconocen que son muy afortunados por esta situación. De hecho, ya han notado cambios positivos en la actitud de su hija. A partir de ahora los vecinos de esta comunidad, tal y como se recoge en la web 'The Things', también podrán conversar con cualquier otra persona con discapacidad auditiva con la que se encuentren. 

RELACIONADO: Más noticias virales y de interés humano