Jamie y Chet comienzan una aventura envidiable con sus dos hijos de 2 años y 10 meses

Les gusta la montaña y quieren que sus pequeños se adapten a esa forma de vida

por Tu otro diario /


A Jamie y Chet Blotske les encanta la aventura y acaban de empezar una que para ellos es el viaje de sus vidas. Esta pareja de Montana pretende recorrer los cincuenta estados a pie y en autocaravana. Y lo van a hacer con sus hijos Rowen y Berric, de dos años y diez meses, respectivamente. Creen que terminarán el viaje dentro de dos años y entretanto tendrán que volver a Montana de vez en cuando para que Chet pueda seguir con su trabajo a tiempo parcial como agente inmobiliario.

familiaviaje

Jamie y Chet Blotske se llevan a sus hijos de viaje por Estados Unidos (jamie.blotske/Instagram).

Jamie reconocía en declaraciones recogidas por el tabloide 'Daily Mail' que a ambos “nos encanta estar al aire libre y tratar de salir lo más posible con los niños”. Cree que ahora es el momento más adecuado porque los dos son pequeños y aún no tienen que ir al colegio. Han pensado también en lo económico y son conscientes de que como Chet no trabajará tanto tendrá menos ingresos. Les merece la pena porque a pesar de perder dinero van a compensarlo con unos recuerdos que les durarán toda la vida.

RELACIONADO: La ‘aventurera’ Harper ya ha pasado por todo Estados Unidos… ¡y tiene solo seis meses!

Para explicar su entusiasmo por la montaña recuerdan que ahí fue donde se conocieron y desde entonces sus vidas han estado muy relacionadas con estar juntos al aire libre. Se casaron en 2011, en 2016 nació Rowen y no han dejado de lado la montaña. De hecho cuando el bebé tenía solo unos días hicieron una larga caminata. Querían que sus hijos se adaptaran a esta forma de vida lo más rápido posible. 

familiaviaje2

Jamie con su pequeño de 20 meses (jamie.blotske/Instagram).

Una experiencia similar la repitieron cuando nació Berric. Para Jamie es importante que sus hijos tengan conciencia de la tierra “que existe a nuestro alrededor y abrir los ojos a lo que está más allá de los límites de la ciudad”. Cuando se les pregunta por los riesgos saben que los hay, “pero no es algo en lo que puedas fijarte demasiado”, decía Jamie. Hay osos pero nunca han tenido problemas. Saben que no hay que desviarse demasiado de cada camino. En todo caso, tenían muchas ganas de comenzar esta aventura porque, según Jamie, estaban deseando “hacer lo que nuestra familia hace mejor”.