PROTAGONISTAS

Emily ha vuelto a tener en sus manos el mensaje que tiró al mar en una botella… ¡en 2001!

Como si fuese sacado de una película, Sam se la encontró cuando salió a correr y, gracias a las redes, ha podido dar con ella y entregarle esta preciada reliquia

por Tu otro diario /


Emily Edwards tiró al mar una botella con un mensaje dentro. Fue en 2001, estaba de vacaciones con su familia en Rhyl, al norte de Galés, y ella tenía entonces siete años. A unas sesenta millas de distancia (alrededor de 96 kilómetros) de ese lugar hace pocos días corría Sam Hammond cuando de repente dio con el mensaje. Su madre, Sue, según se recoge en la 'BBC', explicaba lo ocurrido: “Sam estaba de visita y lo encontró en la playa justo delante de nuestra casa cuando iba a correr”. Añadía que nunca antes se habían tropezado con algo parecido “así que pensamos que sería divertido intentar encontrarla”.

cartabotella

(TelfordLive/Facebook).

En la nota, compartida en Telford Live, lo único que podía leerse era el nombre de Emily, la fecha (28 de diciembre de 2001) y el código postal del lugar en el que ella vivía por aquel entonces, TF1 6JZ. Fue vista por muchas personas y poco después llegó a Emily, quien, tras darse por enterada, decía: “Lo vi y pensé, todavía tengo la misma letra… Fue una locura, nunca hubiera esperado que volviera”. 

Cuando se le preguntaba sobre cómo se le ocurrió enviar aquel mensaje explicaba que se inspiró en la película de los años 90, “Message in a bottle”, que cuenta en su reparto con actores como Kevin Costner o Paul Newman. Quería hacer lo mismo, pero aseguraba, según se recoge en la web de noticias 'LADbible', que “a esa edad esperas que te vuelva la semana siguiente, no 17 años después”. De hecho cree que Sue no esperaba encontrar a la persona que lo escribió.

RELACIONADO: Encuentra un anillo de bodas en una olla recién comprada y da con su dueña gracias a las redes sociales

Al enterarse de lo sucedido llamó a su padre para asegurarse de que no se estaba volviendo local y él le confirmó que, efectivamente, lo hizo cuando tenía siete años. Aunque aún podía leerse su nombre el mensaje que escribió en aquel papel se había lavado y decía que ya no recordaba lo qué ponía.  De cara al futuro, Emily pretende hacer lo mismo con su hija. Cree que es una buena historia para poder contársela y, cuando sea mayor, quiere repetir la experiencia. “Espero que la suya vuelva algún día”, aseguraba en declaraciones recogidas por el programa de televisión 'Inside Edition'.