La determinación inquebrantable de Jay para lograr su sueño es todo un ejemplo de superación

Cuando servía en Irak en 2006 fue tiroteado y tuvo que estar un año en rehabilitación

por Tu otro diario /


Jay Sobrino ha conseguido obtener un diploma universitario. Nada especial si no fuese porque es un veterano del ejército que fue tiroteado en 13 ocasiones. Cuando servía en Irak en 2006 fue atacado. Se encontraba en una división aerotransportada que tenía la misión de hacerse con un objetivo muy importante y fueron emboscados por combatientes enemigos que le ametrallaron. Lo recordaba así, en declaraciones recogidas por el canal de noticias 'Foz News': “volvió y me disparó otra vez, y justo antes de que me volviera a disparar, pensé esto es todo”.

jayviral

Jay Sobrino ha conseguido graduarse y planea ahora hacer un Master (Captura de pantalla de 'Fox News').

Creyó que no saldría adelante porque uno de los disparos le rompió la pierna y otro le dio en el brazo. Después de estar un año en rehabilitación hizo la inscripción en la Universidad Middle Tennessee State. Allí contactó con un centro de veteranos que ayuda a este tipo de estudiantes en todo lo relacionado con las tareas de tipo académico.

RELACIONADO: La emotiva reacción de Emily cuando vio cumplido su sueño de vencer al cáncer

En este centro se ha graduado con un gran esfuerzo porque trabajaba y tenía un largo camino que recorrer para llegar a clase. Tampoco le fue sencillo enviar los trabajos finales. Para él lograr este título y poder recoger el diploma “es como un sueño; quiero decir, no es real..., no parece real en mi mente”, decía. Ahora trabaja en una farmacia pero se está pensando continuar con sus estudios y optar a un Master. También pretende atarearse en el departamento de asuntos de veteranos con la idea de ayudar a sus compañeros.

La universidad en la que ha cursado sus estudios es de las pocas que reconoce a los veteranos por separado. En la graduación cada uno de ellos tiene su reconocimiento al margen de la clase y eso “fue un gran honor”, comentaba Jay al programa 'Inside Edition'. Cuenta que ese día tan especial mereció la pena después de todo el estrés pasado durante años. Y para animar a quienes se encuentren en una situación parecida a la suya señala que ni siquiera “el cielo es el límite. Puedes superarlo, como si no hubiera límite”.