La generosidad de una estrella de la NBA con una madre en apuros

Todos aplauden la heroica actuación de Francis en un momento en el que Liz más lo necesitaba

por Tu otro diario /


Frank Kaminsky es un conocido jugador del equipo de baloncesto de la NBA Charlotte Hornets. Hace unos días estaba en su casa comiendo algo y entreteniéndose con un videojuego cuando de pronto comenzaron a sonar las alarmas de incendio del edificio en el que vive en Carolina del Norte.  A todos los inquilinos se les dijo que tenían que desalojar sus casas por una amenaza de bomba. Frank vive en el piso 49 y como los ascensores fueron bloqueados tuvo que bajar por las escaleras.

jugadornba_instagram

Frank con la pequeña que rescató (fskpart3/Instagram).

Según se recoge en el diario británico 'Daily Mail', contaba en tono desenfadado que “en lugar de coger mis llaves y mi billetera, cogí una caja de  Cheez-Its para el largo viaje hacia abajo”. Aunque la amenaza no parecía creíble, la gente tuvo que evacuar sus viviendas para dejar que la policía realizara sus investigaciones. Cuando había bajado solo tres pisos se dio cuenta de que “había una mujer con un bebé, un perro y un par de cosas más que tenía que coger, así que le ayudé a llevar al bebé”, decía el jugador en declaraciones a Charlotte Observer. Para él echar una mano en aquellos momentos no era nada que tuviera que ser destacado. “Solo soy un buen samaritano, no un héroe”, decía. Lleva viviendo cuatro años en el mismo edificio y ya conocía a la madre a la que ayudó cuando estaba en apuros.

RELACIONADO: Más noticias virales en 'Tu Otro Diario'

No pasó mucho tiempo hasta que todos se encontraron en la calle. Esperaron y, finalmente, les indicaron que podían volver a sus casas después de comprobar que no había ningún problema en el edificio. Había sido una falsa alarma. Entonces Frank bromeó y dijo que esperaría a que comenzaran a funcionar los ascensores porque no iba a subir andando los 49 pisos. “Eso no es algo que vaya a pasar”, apuntaba.

Más tarde, en su cuenta de Twitter escribió que: “nunca pensé que llevaría a un bebé a lo largo de cincuenta tramos de escalera durante una amenaza de bomba en mi edificio…, pero sucedió”. La madre, Liz Prakash, quiso agradecer el gesto del jugador al publicar una foto en Instagram en la que se le podía ver con el bebé en brazos. Y pedía un aplauso por la generosidad demostrada por este ‘gigante’ de 2,10 metros.