PROTAGONISTAS

La emotiva reacción de Emily cuando vio cumplido su sueño de vencer al cáncer

Tras meses de tratamientos y operaciones, las pruebas dieron como resultado que había superado el cáncer de tiroides, y su familia y amigos decidieron darle la noticia con una sorpresa

por Tu otro diario /


A Emily Sadler, que tiene 15 años, le diagnosticaron cáncer de tiroides en marzo del año pasado. Desde entonces se ha sometido a tratamientos de quimioterapia y ha sido operada en algunas ocasiones. Con el paso de los meses Emily siempre decía que si todo salía bien quería hacer una gran celebración, según se recoge en el tabloide británico 'Daily Mirror'. Las últimas pruebas que le realizaron hace algunas semanas dieron como resultado que había vencido el cáncer, pero su madre, Amy, no se lo contó en ese momento y decidió que era mejor hacerle una sorpresa.

superacionemily

Emily se emoció al ver la sorpresa de sus familiares y compañeros (Captura de pantalla de 'ABC News').

Ella es profesora en el mismo colegio donde estudia Emily en Missouri y les explicó a los profesores y a todos sus compañeros de clase cómo quería que fuese la sorpresa. Pocos días antes de 'Thanksgiving', una de las profesoras, en el colegio, exclamó en alto que era el momento de hacerse la foto anual y que todos debían ir al salón. Cuando Emily entró allí se enteró de que se había curado del cáncer. Los presentes se lo decían con mensajes escritos en cartulinas. Se emocionó y no pudo contener el llanto. “No sabía qué estaba pasando. Me decía ‘Oh, Dios mío¡’, Todos mis mejores amigos estaban allí, mis profesores, toda mi familia…”, contaba feliz. Y añadía que fue increíble recibir ese apoyo porque todos “me han ayudado en este tiempo”.

superacionemily2

Sus compañeros la sorprendieron al grito de 'Emily no tiene cáncer' (Captura de pantalla de 'ABC News').

El día elegido, Amy llevó al centro a su marido, a sus otros dos hijos, a los abuelos, y a varios amigos. En declaraciones recogidas por las noticias de la 'ABC'. recordaba el momento en el que su hija entró en el salón: “todos gritaron: ‘Emily no tiene cáncer’ y todos lloraron”.

La joven explicaba que fue increíble que se lo dijeran de esa forma. “La verdad es que las lágrimas cayeron… era como las cataratas del Niágara”, decía. Mientras, su madre recalcaba la fortaleza de su hija. “Tiene una fe asombrosa y una visión positiva de la vida. Tenía claro que el cáncer no la iba a deprimir”, confesaba orgullosa.