MUNDO SINGULAR

¡Parece nieve pero no lo es! Un increíble manto blanco de telaraña cubre un lago en Grecia

Las espectaculares imágenes de este fenómeno único se han hecho virales

por Ediziones /


Miles de arañas tejedoras llegaron estos días hasta el lago Vistonida, un lago situado al norte de Grecia, para cubrir una de sus orillas con un espectacular manto blanco de telaraña. Las espectaculares imágenes de esta conquista no dejan de ser sorprendentes y recuerdan a las que recientemente se hicieron virales en Australia, en las que los tejidos se confundieron con nieve.

telasarana

El lago Vistonida abarca un ecosistema único (Captura de pantalla del vídeo 'Global News).

La vitonida no es la primera espeluznante imagen que estos pequeños arácnidos tejieron en Grecia este año. En septiembre ya se vio este curioso fenómeno en una ciudad llamada Aetoliko, obra única y exclusiva de las arañas Tetragnatha, un tipo de araña muy común también en Estados Unidos y Canadá. Al contrario de lo que se pueda pensar, especialmente después de ver las imágenes, este fenómeno estacional que suele darse a finales del verano y principios del otoño es beneficioso para el ser humano por una sencilla razón: las arañas ayudan a mantener la población de mosquitos bajo control sin ninguna intervención por nuestra parte. Esto se traduce en la reducción de una posible transmisión de enfermedades que estos insectos suelen portar y que nos afectan.

telasarana3

El lago Vistonida abarca un ecosistema único (Captura de pantalla del vídeo 'Global News).

Para los mosquitos, y también para las arañas, un clima inusualmente cálido y húmedo es el idóneo para su reproducción. En este sentido, el lago Vistonida abarca un ecosistema único y el clima local se puede describir como medio mediterráneo. El aumento en número de estos insectos en la zona fue lo que atrajo a estas arañas tejedoras hambrientas de un festín sin igual. Será al finalizar su función reproductiva cuando estas arañas mueran y el "problema" desaparezca.

RELACIONADO: La NASA descubre en la Antártida un iceberg... ¡rectangular!