El aplaudido gesto de Víctor con un hombre en silla de ruedas que no podía entrar en su peluquería

Las imágenes del momento se han hecho virales en las redes

por Tu otro diario /


Víctor Burgos es uno de los empleados de una peluquería de Nueva York y hace poco cortó el pelo a un cliente. Nada extraño si no fuese porque lo hizo en la calle. Trabaja en Joe’s Upscale Barber Shop, un local situado en un edificio antiguo de Webster que no tiene rampa para sillas de ruedas. “Hace unos días tuvimos a un hombre que vino por recomendación. Lamentablemente no tenemos acceso para discapacitados. Nadie sabía por qué estaba allí fuera. Sonó el teléfono. Era aquel hombre buscando una manera de entrar”, explicaba el gerente de la peluquería, que no se encontraba en ese momento en el local, en un mensaje en Facebook, según recoge el programa de noticias 'Fox News'.

viral_fb

Victor Burgos cortando el pelo a su cliente (Joe Cocozza/Facebook).

En lugar de decirle que no podrían atenderle al no tener acceso para poder entrar, “Víctor salió con sus utensilios y le cortó el pelo en la acera”, contaba. Y recalcaba que estaba muy feliz por conocer a una persona como Víctor. “Me enorgullece saber que incluso cuando no estoy cerca, nuestro personal hará todo lo posible. ¡Solo para hacer feliz a alguien!”, añadía. Mientras, Víctor trataba de quitar importancia a lo hecho. “Se trata de asegurarse de que todos se arreglen bien”, decía en declaraciones recogidas por la web de noticias 'Inside Edition'. Al comprobar con otros dos peluqueros que no podrían meter la silla en el local, “cogí todo lo que necesitaba para hacerle el mismo corte de pelo que habría tenido si hubiese entrado”, afirmaba. Aquel hombre se quedó tan satisfecho que, días después, quiso que su ayudante también fuese allí para cortarse el pelo.

RELACIONADO: El emotivo gesto de Jessica al regalar su vestido de novia sin utilizar te conmoverá

Las fotografías que recogen esos momentos han tenido repercusión en la red y algunos usuarios apuntaban que es necesario que haya más personas como Víctor. Otros señalaban que las personas son las que hacen que las empresas sean accesibles. También hubo quien se mostró crítico por el lugar elegido para el corte de pelo. Después de lo ocurrido, los miembros de la comunidad de Webster están organizándose para conseguir que el local tenga una rampa por la que puedan acceder personas en sillas de ruedas.