Una abuela de 109 años lleva nueve cobrando por celebrar su cumpleaños en un restaurante

Helen Self aprovecha una promoción del establecimiento

por Tu otro diario /


En el Montana Club, en Missoula (EEUU), cuentan con una curiosa promoción: si celebras con ellos tu cumpleaños te aplican un descuento en proporción a los años que cumplas. Es decir, si cumples 25 años, un 25%, si cumples 40, un 40%. Eso sí, tal vez no contaban con la increíble longevidad de una de sus clientes, Helen Self, a quien las cuentas le salen a devolver desde hace nueve años: ha cumplido 109

Abuela Montana

Helen Self durante la celebración en el restaurante (abcfox Montana).

La última vez que Helen pagó algo por su comida de cumpleaños tenía 99 años. “Una vez que cumplió los 101, me informó que tenía que pagarle la comida”, cuenta el propietario del Montana Club, Nick Alonzo.

RELACIONADO: Llega a su fin el drama de Ana y Francisco, el matrimonio de ancianos andaluces separados en dos residencias

El pasado viernes Helen volvió a celebrar su aniversario rodeada de cerca de dos docenas de familiares y amigos y pidió el menú de siempre: una ensalada de gambas y una patata asada rellana. Al terminar, quien tuvo que pasar por caja fue el dueño del local: le debía 1,25 dólares (1,08 euros) tras la comida. 

Helen mantiene muy buenas relación con el dueño del local a quien siempre obsequia con un sonoro beso en la mejilla después de saldar las cuentas. A pesar de que uan vez al año le produzca pérdidas, el restaurante está muy contento con Helen y contó su historia en su perfil de Facebook. "Hemos tenido la suerte de que esta increíble mujer celebre con nosotros estos últimos años. ¡Esperamos verte el año que viene, Helen!". 

RELACIONADO: La lección de la abuela Irma, que a sus 93 años hace un viaje solidario a Kenia

La abuela es batsante conocida en su ciudad tanto por su elevada edad como por la vitalidad que demuestra. Según 'ABC Fox Montana' lleva una vida activa y es amante de las actividades al aire libre. Incluso acompañó recientemente a su nieta Diane Gunter a hacer campismo en el lago Como, en Italia. Hasta hace poco también la ayudaba a cuidar a sus hijos. Y es que, según Helen, ése es justamente el secreto de su longevidad: trabajar duro y cuidar de niños y más niños.