PROTAGONISTAS

El emotivo momento de Janae y su padre, que no dejaron que nada arruinase su sueño el día de su boda

Días antes de la ceremonia supieron que Steve no podría acudir pero se les ocurrió una idea para que él también viviera el mágico evento

por Tu otro diario /


Janae Hauger tenía desde pequeña una gran ilusión: bailar con su padre en el día de su boda, y el destino se lo ha puesto difícil. Unos días antes de que llegase la fecha señalada para dar el 'sí, quiero', Steve Price, el padre, tuvo que ser hospitalizado con fuertes dolores de estómago, y los médicos le diagnosticaron pancreatitis. Janae, que comparte un vínculo increíble con él, sabía que su padre compartía el mismo sueño que ella, según se recoge la revista 'People'.

PINCHA AQUÍ PARA VER MÁS IMÁGENES DEL EMOTIVO MOMENTO

Janae y su padre

Janae y su padre muy emocionados (Katie Lee Photography)

Cuando tres días antes del enlace supieron que definitivamente no podría estar, ella se entristeció mucho. "Fue realmente difícil para mí aceptar el hecho de que él no estaría allí. Le dolió mucho. Hubo muchas lágrimas entre nosotros. Él me decía: 'Necesito mejorar y te vas a casar sí o sí'", explicaba.

RELACIONADO: La realidad supera la ficción: seis bailarinas de 'Hello Dolly!' se comprometen con sus novios en tiempo récord

El padre había preparado con muchas ganas el evento. De hecho quiso adecentar un viejo granero para que la ceremonia pudiera celebrarse allí. Janae, ante la nueva situación, señalaba que tomaron la decisión de que si su padre no podía ir a la boda "llevaríamos la boda a papá". En algún momento de ese día tan especial tenían que verse. Y así ocurrió.

Katie Lee Photography

El padre pudo ver a su hija vestida de blanco (Katie Lee Photography)

Horas antes de que comenzara la ceremonia, ella, sus hermanos y su madre, todos ya vestidos para la boda, fueron a la capilla del hospital. Las enfermeras llevaron a Steve, que no sabía nada, al mismo lugar. En cuanto los vio dijo que estaban muy guapos y se mostró muy feliz al tenerlos allí. Ella decía que se emocionó por el hecho de que hubiesen decidido ir a verle ese mismo día. Bailaron al ritmo del tema 'It Won’t Be Like This for Long', de Darius Rucker. "Fue muy emotivo. No dijimos mucho. Simplemente lloramos y nos miramos todo el tiempo. Significó mucho para mí y sé que significó mucho para mi padre", añadía.

RELACIONADO: ¡Estaban predestinados! Nacieron el mismo día en el mismo hospital y han acabado casándose 27 años después

Tras la dura despedida la mujer se dirigió al granero que había arreglado su padre. Janae dio el 'sí, quiero' a Jesse y Steve pudo seguir todo a través de FaceTime. "Todos nos sentimos en paz porque mi padre pudo vernos", contaba Janae. Una bonita forma de plantar cara a las adversidades.