PROTAGONISTAS

La tierna reacción de Mae al abandonar por primera vez el hospital a los 20 meses de nacer

La pequeña pasó por situaciones difíciles cuando no podía ni andar ni hablar, y ahora tras ser sometida a un doble trasplante de pulmón por fin puede estar en casa con su familia

por Tu otro diario /


Se llama Mae Vogel-Koslow y a las cuatro semanas de nacer en 2016 le diagnosticaron una enfermedad de pulmón. Desde ese momento y durante los veinte meses siguientes tuvo que permanecer en el hospital con un sistema de respiración artificial porque no podía hacerlo por sí sola. Cuando en agosto del año pasado el estado de salud de Mae empeoró sus progenitoras, Courtney Koslow y Maura Vogel, pensaron que un trasplante sería la solución. Poco después fue sometida a una operación en el hospital infantil de Boston para realizarle un doble trasplante de pulmón.

mae3

La pequeña Mae saliendo del hospital por primera vez en su vida (Captura del vídeo de 'Inside Edition').

Algunas semanas más tarde la pequeña Mae pudo salir del hospital por primera vez en su vida. Lo hizo junto a Courtney, Maura y su hermana mayor, y, como se ve en las imágenes, estaba feliz. Courtney contaba, en declaraciones recogidas por la cadena de televisión norteamericana 'Fox News', que les parecía extraño que estuviese cruzando la puerta de salida. Nunca lo había podido hacer porque siempre andaba en una camilla. “Ese momento fue emocionante para nosotros”, exclamaba.

mae2

Mae con su hermana mayor tras salir del hospital

Pasaron por situaciones difíciles cuando la pequeña no podía ni andar ni hablar debido a su traqueotomía. Ahora la familia, muy contenta, está viviendo experiencias increíbles como por ejemplo verla nadar.  “A Mae le encanta estar fuera. En cuanto tiene una oportunidad está fuera corriendo”, apuntaba Maura. “Creemos que sus primeros veinte meses en el hospital tienen algo que ver con eso sea así. Fuimos a Carolina del Norte a visitar a mis padres la semana pasada y Mae no salía del agua… Simplemente no podía sacarla del agua”, recalcaba.

RELACIONADO: La feliz reacción de Maya, una niña de 4 años con parálisis cerebral, al lograr por fin caminar

Courtney y Maura están disfrutando de ella cada momento y se han dado cuenta de que tomaron la decisión adecuada al inclinarse por realizar el trasplante. Ahora tiene una mayor calidad de vida y Mae, que es muy sociable, tiene muchos amigos.  Y recuerdan siempre a la familia de quien donó los órganos a Mae. Saben que les dieron un generoso regalo al tiempo que fue muy duro para ellos. Un agradecimiento que también tendrá la pequeña cuando le expliquen lo vivido en sus primeros años.