La feliz reacción de Maya, una niña de 4 años con parálisis cerebral, al lograr por fin caminar

Aunque todavía le queda un largo camino de aprendizaje, ella y su familia están más que felices

por Tu otro diario /


Maya Tisdale es una niña de cuatro años que cuando tenía dos fue diagnosticada con parálisis cerebral. Como consecuencia de esta enfermedad tenía muchos problemas en los músculos de sus caderas, piernas y pies. En la página web creada por la familia, You Caring, se señalaba que Maya no podía caminar sin un andador, según se recoge en la cadena de televisión ‘ABC News’. A pesar de las dificultades, su madre, Ann, contaba que es una niña muy independiente y que siempre trata de hacer todo por sí misma, como sus hermanos mayores. Además, no se queja casi nunca y siempre tiene una sonrisa en la cara. Maya nació cuatro meses antes de lo previsto y tuvo que permanecer en la unidad de cuidados intensivos 87 días.

maya3

La pequeña Maya Tisdale de 4 años (Facebook/Ann Tisdale).

La fortaleza que demostró en todo ese tiempo hizo que la apodaran sus familiares y amigos como ‘poderosa señorita Maya’. Después de visitar numerosos médicos, Maya y su familia viajaron a Missouri para someterse a una operación en el hospital infantil St. Louis. La idea era que después de la intervención pudiera vivir con menos dolor y tener mayor movilidad. Los médicos les dijeron que podría andar pero antes tendría que hacer una dura terapia de rehabilitación. La operación fue en mayo y solo siete semanas después, Maya ha logrado andar por sí misma. Tal y como se ve en el vídeo, la pequeña es capaz de dar unos pasos al tiempo que exclama feliz “estoy andando…¡estoy andando!”.

 

 

Su familia se quedó en estado de shock al verla. “Esperábamos que tardaría al menos entre seis meses y un año en dar pasos sola y aquí estamos siete semanas después”, decía la madre. En todo caso, aún sufre el daño cerebral y tiene rigidez en las piernas. Por ello deberá continuar con fisioterapia cinco días a la semana tal y como lo ha venido haciendo hasta ahora, para practicar sus destrezas a la hora de andar. Sin duda, el hecho de haber logrado andar ha sido muy ilusionante pero el ánimo y la determinación de Maya también han sido muy positivos para la familia.

RELACIONADO: Sergio, un niño que nació sin brazo izquierdo, disfruta de una vida nueva gracias a una prótesis ‘low cost’